30/03/2019 – En estos primeros meses del 2019, varias asociaciones ecologistas han expresado su alarma no solamente por el alto número de delfines muertos que han aparecido en las playas, sino por la brutalidad de golpes y heridas que presentan.

Ver esta publicación en Instagram

Los animales fueron encontrados amontonados en la costa de una playa francesa en desgarradoras situaciones: mutilados, con roturas y profundas heridas. ¿La causa? La pesca industrial. Fueron precisamente voluntarios de @seashepherdfrance, ONG que defiende la vida en los océanos, los que dieron aviso del hallazgo. Esta organización calcula que anualmente mueren alrededor de 6.000 delfines por estas causas. Estas muertes en masa han alarmado a los activistas por el bienestar animal y han hecho que el ministro de ecología de Francia lance una campaña nacional para protegerlos. "Nunca ha habido una cifra tan alta", dijo Willy Daubin, miembro del Centro Nacional de Estudios Científicos de la Universidad La Rochelle. "En apenas tres meses, hemos superado ya el récord del año pasado, que a su vez superó el de 2017 y era ya el mayor en 40 años". La gran pregunta es: ¿Qué tipo de maquinaria o equipo de pesca está utilizando el ser humano para causar estas muertes tan desgarradoras?

Una publicación compartida de PlayGround (@playgroundmag) el

Las autopsias que el centro en la Universidad La Rochelle realizó a los delfines este año muestran niveles extremos de mutilación.

Los activistas dicen que una práctica común de los pescadores es cortar partes del cuerpo de un delfín sacado de las redes, para salvar la red.

No hay acuerdo:

Hay alarmas cuando se activan, envían sonidos que son desagradables para los delfines y los alejan para salvar sus vidas. Sin embargo, muchos pescadores no piensan invertir en este tipo de sistemas. Muchos indican que, básicamente, les parece un gasto innecesario. Es más fácil deshacerse de los delfines muertos por la borda.

La organización ambientalista Sea Shepherd asegura que las medidas no van lo suficientemente lejos. La asociación afirma que muchos pescadores se muestran reacios a usar los dispositivos repelentes porque consideran que pueden asustar también a los peces valiosos.

Share Button