18/05/2020 – Las Orcas, tan conocidas “ballenas asesinas”, realmente:

1 – No son ballenas:

Aunque se les conoce también como “ballenas asesinas”, porque son tan grandes como una ballena, en realidad, la especie de delfín más grande del planeta.

2 – Son el único animal además del humano, que evolucionó en base a una cultura:

Se analizaron recientemente los distintos genes de orcas en cautiverio. Los investigadores encontraron que las diferencias en los genes coincidían en las diferencias en su cultura.

Los investigadores observaron los genomas de dos culturas de orcas en el Oceáno Pacífico y tres culturas en el Océano Ártico. Los genomas mostraron claramente cinco diferencias en cinco grupos. Estas diferencias perfectamente con la distinta cultura de caza de dichos grupos,” se reportó a mediados de 2016. “No es fácil que estos grupos se mezclen, pues cazan de forma distinta, tienen distintas técnicas y estrategias. Los grupos incluso tienen distinto lenguaje. Muy raramente se aparean entre este grupos, lo cual eventualmente llevaría a otro genoma distinto.”

3 – Pasan por un período de menopausia:

Una de cinco especies de tener esta etapa de vida, el resto de animales continúan teniendo su habilidad de reproducirse hasta la muerte. Pero las orcas, los humanos, las ballenas beluga, ballenas piloto y ballenas narval, se dejan de reproducir en cierto punto de sus vidas, aunque continúan viviendo por décadas.

¿Por qué una especie dejaría de reproducirse? National Geographic comparte una teoría:

“Una de las explicaciones con más sentido, es la hipótesis de la abuela. Propuesta en 1966, sugiere que las hembras mayores dejan de tener crías, para tener la capacidad de apoyar a los que ya tienen. Al ayudar a sus crías y las crías de sus crías a sobrevivir, se aseguran que sus genes continúen a las siguientes generaciones.”

Pero hay más razones por las que ocurre la menopausia. Dado que tanto hijos como hijas en la manada continúan en la misma hasta la edad adulta, una hembra llega a cierta edad en la cual está relacionada con todos. Compartir genes con tantos en su manada es una buena razón para dejar de tener crías. En su lugar, se enfoca en ayudar, guíar y enseñar a sus crías, las crías de sus crías y así, sucesivamente.

Share Button