Estudios previos ya han vinculado este químico con osteoporosis y mal funcionamiento muscular.

27/06/2019 – Varias dudas han surgido sobre el antibacterial químico triclosán, durante años. Se le ha vinculado con implicaciones médicas como mal función tiroidal y toxicidad en el hígado. Y cada vez hay más estudios que agregan razones para evitarlo.

La Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos de América (FDA), prohibió el uso del triclosán en productos antibacteriales para lavarse las manos, como jabón líquido para manos, desde septiembre de 2017. Sin embargo, de acuerdo con el Grupo de Trabajo sobre el Medio Ambiente, aún se puede encontrar en productos para el hogar. Entre los productos en que se puede encontrar el químico están los detergentes de lavado, desodorantes y otros antibacteriales, como para contenedores de comida y superficies. La agrupación mencionada hace notar que las plantas de tratamiento de aguas no remueven todo el químico. Eso hace que el triclosán termine en lagos, ríos y fuentes de agua, haciendo que se extienda en el resto del medio ambiente. Es por eso que muchas personas han limitado su exposición al químico, leyendo los ingredientes y comprando cuidadosamente, los productos que no lo incluyen.

Estas son 3 razones para evitar el triclosán:

Un estudio publicado en el Diario de Endocrinología Clínica y Metabolismo sugiere que las mujeres expuestas al triclosán tiene probabilidades mucho más altas de desarrollar osteoporosis, que las mujeres que no están expuestas a este químico.

Los investigadores analizaron los datos de 1,848 mujeres en los Estados Unidos, para este estudio. Como resultado, encontraron que los niveles más altos de triclosán en la orina coincidían casi 2.5 veces con la osteoporosis, que las mujeres que tenían niveles de triclosán bajo.

Mal función muscular:

En un estudio previo, investigadores de la Universidad de Davis California, concluyeron que el triclosán puede causar mal función muscular tanto en animales, como en humanos. Este estudio se publicó en los Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América. El estudio encontró que uno de los efectos del triclosán en humanos es que impide la contracción de células musculares. La exposición al triclosán interrumpe la comunicación celular que es necesaria para que los músculos funcionen apropiadamente. Esto causa fallos tanto en el corazón como en las células musculares en general.

Alteración hormonal:

Otras investigaciones han sugerido también que el triclosán puede interferir con la tiroides e impactar su funcionamiento. Este estudio determinó que el químico es un alterador endócrino en varias especies. Por ejemplo, se ha encontrado que el químico causa tumores cancerígenos en ratas.

Sin embargo, hay una buena noticia:

“Por fortuna, el triclosán es rápidamente expulsado de nuestro organismo. Esto significa que, en teoría, debería ser posible reducir la cantidad de triclosán en nuestro organismo, evitando nuestra exposición al químico,” le indicó Luz Claudio, investigador de medicina ambiental y salud pública a la Prensa Asociada, en la Escuela Icahn de medicina del Hospital Monte Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Share Button