06/10/2019 – Ya sea porque nos enamoramos de un perrito rescatado, porque tenemos espacio en casa o porque amamos tanto a los animales, llevar un 2do perro a casa puede ser un reto. Te compartimos 4 formas de hacerlo de forma tranquila para todos.

Evalúa a tu perro actual:

Puede que tu estés listo para agregar otro perro a la familia. ¿Tu perro se sentirá igual?

Uno de los errores más comunes, es agregar un segundo perro a la casa cuando el perro residente actual no quiere otro perro.

“Hay muchos perros que no son amigables con otros perros,” dice Lisa Matthwes, una consultora certificada de comportamiento y entrenadora profesional de perros en Pawsitive Practice, Kennesaw, Georgia. ” Imagina tener que tienes un nuevo compañero de casa que no pediste, no te agrada y del cual no te puedes deshacer. El estrés y la ansiedad de vivir con un adversario de forma diaria causa una gran multitud de problemas para todos los involucrados. ”

¿Cómo es la interacción de tu perro con otros perros? ¿Se emociona o se queda parado sin involucrarse? Si no los visto interactuar con otros perros, encuentra un perro amigable y observa cómo es el comportamiento de tu perro.

Pon atención al lenguaje corporal de tu perro. Si observas que se lame la boca, muestra los dientes, bosteza, llévatelo aparte. Si presenta problemas para socializar con otros perros, sería una magnífica idea llevarlo con un entrenador antes de agregar un segundo perro al hogar.

Por sobre todo, no lleves un segundo perro a casa cuando tu perro es anciano, está enfermo o está muriendo.

Escoge el perro adecuado:

Cuando busques un segundo perro, hay muchos aspectos a tomar en cuenta. Son importantes aspectos como el temperamento, el tamaño, el sexo y la edad. No hay una fórmula secreta. Algunas personas dicen que es mejor no tener dos hembras juntas o que deben tener niveles de energía similares, pero algunos perros, simplemente se llevan bien. Cada perro es un individuo distinto.

Lo más importante a considerar, es la personalidad de su perro actual. Si es muy dominante, mandón, no es buena idea llevar otro perro con las mismas actitudes. Sería mejor un perro más tranquilo y obediente. Si tu perro es ansioso y no es muy seguro de sí mismo, le ayudaría tener un perro seguro de sí mismo, dice el portal The Barking Lot.

Preséntalos:

Antes de llevar un nuevo perro a casa, es buena idea presentarlos en un territorio neutro. Pídele a un amigo que lleve a caminar con correa al nuevo perro, mientras tu caminas al tuyo también con correa. La Sociedad Humana de los Estados Unidos de América sugiere que camines con los perros a cierta distancia y los premies si no muestran ningún comportamiento negativo. Acércalos poco a poco y mantente atento a cualquier comportamiento o actitud negativa.

Si observas que comparten tranquilos, camina uno adelante del otro y viceversa, por turnos. Deja que se huelan mutuamente. Si parece que se llevan bien, llévalos a un lugar en donde puedan conocerse mutuamente, sin correa, pero siempre supervisados.

Cuando ya estén en tu hogar:

Cuando encuentres un perro con quien el tuyo se lleve bien, haz tu casa un lugar seguro y feliz para todos. Instala barandas en lugares clave, para separar a los perros uno del otro cuando sientas que les caería bien un descanso mutuo.

Dale a cada perro su propio espacio para dormir y comer. Aliméntalos en habitaciones separadas al principio. Puede que parezca que no les importa en dónde comen, pero hazlo separado por un tiempo.

Asegúrate que tiene suficientes juguetes y obsérvalos de cerca cuando jueguen. Observa su lenguaje corporal y recuerda darles la misma atención a ambos.

Share Button