01/04/2020 – En tiempos difíciles, como el que se está viviendo con la crisis sanitaria que estamos atravesando, la alimentación juega un papel muy importante para mantener nuestra salud, la economía familiar y la del país.

Cuando iniciaron las medidas de prevención, entre ellas, las restricciones de movilidad, en Guatemala como en otros países, muchas personas acudieron a comprar grandes cantidades de comida. Sobre todo comida lista para comer y alimentos ultraprocesados.

Lo recomendable es retomar la alimentación natural que llevaban generaciones anteriores. Esta alimentación, además de más económica y saludable, es más sostenible con el medio ambiente y contribuye con la economía de los productores locales.

¿Realmente pueden los alimentos y suplementos protegernos del virus?

Mucho se ha mencionado acerca de los nutrientes como sustancias protectoras ante las enfermedades, especialmente contra virus como el COVID-19.

El sistema inmunológico es, quien al final, libra o no la batalla contra este tipo de enfermedades. Definitivamente, la alimentación que llevamos contribuye a la respuesta que nuestro cuerpo tendrá ante esta agresión. Sin embargo, no es necesario correr a comprar cientos de naranjas y limones con tal de recibir vitamina C, ya que esto no nos garantiza que estos nutrientes estén disponibles (pueden perderse con el calor, la luz) y que nuestro cuerpo los vaya a aprovechar. Lo que más influye es el estado nutricional y la alimentación variada y saludable que hemos llevado hasta ahora y continuar con ella. Mientras más frescos sean los alimentos, sobre todo frutas y verduras, más nutrientes contendrán.

Respecto a los suplementos, tampoco es momento de empezar a comprar por mayor tabletas de vitamina C o botes de suplementos, ya que la absorción de nuestro cuerpo es limitada, no importa si recibimos cantidades exageradas de ellas, si nuestro cuerpo no las necesita, únicamente las desechará, y en el caso de algunos micronutrientes, existen condiciones negativas por exceso.

En algunos casos, sí es necesario modificar la alimentación e incluso suplementarse para mantener o recuperar un buen estado nutricional, pero para ello, lo mejor es asesorarse con nutricionista y no pensando en protegerse de la pandemia, sino en estar saludables para enfrentar cualquier situación que pueda comprometer nuestra salud.

Debido a las restricciones de movilidad, y a las recomendaciones de quedarse en casa siempre que sea posible, sí es recomendable comprar más cantidad de alimentos y saber la forma correcta de almacenarlos, esto no para causar desabastecimiento, sino para espaciar más las salidas a hacer compras, prefiriendo siempre alimentos naturales o mínimamente procesados.

Si quieres mejorar tu alimentación y la de tu familia, necesitas un plan de alimentación personalizado, asesoría con lactancia materna o alimentación para tus hijos, contáctame para hacer una cita online al WhatsApp 45451188.

.

Share Button