31/07/2019 – La ONG internacional Global Witness inició su análisis sobre el tema en 2012. En el mundo ha sido asesinados 164 defensores de la tierra y el ambiente en 2018. Son 37 asesinatos menos que el año anterior, pero siguen siendo muchos.

GW resalta que más de la mitad de los asesinatos ocurridos en 2018 fueron en Latinoamérica, “el continente más afectado de manera constante”.

En Guatemala, los asesinatos se incrementaron de 3 en 2017 a 16 en 2018, más del 500 % en un año. Esta es una situación que, según un cálculo per capita, convierte al país centroamericano en “el más peligroso del periodo analizado”. A nivel mundial, Guatemala está en el quinto lugar de países con mayor cantidad de crímenes contra ambientalistas.

GW subraya que la criminalización y las demandas civiles se están utilizando para “reprimir” el activismo ambiental y la defensa de los derechos a la tierra en todo el mundo, incluso en países desarrollados como Estados Unidos y Reino Unido.

La lucha por la defensa de la tierra y el ambiente criminaliza cada vez más en todo el mundo a los activistas ambientales, según GW, que documenta por primera vez “el uso y abuso de leyes y políticas” para intimidar a defensores, familias y comunidades.

En promedio, más de tres activistas fueron asesinados por semana y son los grupos indígenas los que están en “primera línea de ataque de los sistemas judiciales, las instituciones y las organizaciones que los protegen”.

Share Button