13/02/2020 – Estas flores amarillas, originarias del norte de América, suelen prevalecer todo el año y florecer especialmente en esta temporada. Estas flores representan una fuente de alimentación esencial a las abejas y otros polinizadores primarios.

“Si los dientes de león fueran escasos, las personas se pelearían por ellos”, dijo a The Guardian la profesora Jane Memmott, presidenta de la Sociedad Ecológica Británica. “Pero como son muy comunes, a las personas les gusta quitarlas, podarlas y matarlas. Sólo dejemos que florezcan.”

Aunque la investigación ha mostrado que los dientes de león no ofrecen un paquete nutricional completo para insectos, su abundancia puede ser un salvavidas para las abejas y las mariposas. Cada planta contiene hasta 100 flores, todas llenas de polen y nectar.

Memmott recomienda que los obsesionados con el cuidado del jardín, las dejen florecen para que sus beneficio esté disponible para estos animales.

Share Button