09/07/2020 – La pandemia del coronavirus incrementó la demanda momentáneamente de varios productos. Las ventas de papel higiénico, alcohol en gel y productos enlatados creció dramáticamente en los primeros días de la pandemia.

Otro producto en aumento de venta, son los condimentos en empaques de un sólo uso. De salsa de tomate y mostaza, hasta miel para panqueques y aderezos para pizza.

A iniciar el encierro para mantener el distanciamiento social, todos los restaurantes comenzaron a vender sus productos a domicilio. Esto conllevó la entrega de condimentos en empaques no reusables. No solamente los restaurentes deseaban dar una experiencia lo más parecida a la obtenida por los clientes en sus locales, sino que se considera una forma adecuada de no esparzir el virus.

Si bien el principal productor de este tipo de condimentos, Heinz, ya se comprometió a hacer sus empaques más ecológicos y compostables, estamos muy lejos de esa realidad.

La tendencia cada vez más creciente a usar estos empaques tendrá un efecto negativo para el medio ambiente, advirtió Kate O’Neill, profesora del departamento de medio ambiente y administración de UC Berkeley. Ella comentó con el noticiero CNN que si estos empaques estuvieran hechos sólo de papel, no sería un impacto tan dañino. Pues podrían descomponerse rápido e incluso, compostarse. Pero los empaques de salsa de tomate, mostaza y similares, continúan siendo básicamente imposibles de reciclar.

Su dificultad de reciclarse radica no solamente en que están hechos tanto de plástico, como de aluminio; sino que están también contaminados de alimentos (principalmente, grasa y colorantes). Ninguna planta recicladora los acepta.

¿La mejor opción? Pedir tus alimentos sin condimentos y usar los de casa.

Share Button