16/11/2019 – Un nuevo estudio publicado en el Diario Británico de Medicina Deportiva encontró que correr disminuye el riesgo de muerte prematura, por cualquier causa, en un 27%.

Aunque poco a poco, la intención de cualquier corredor es aumentar las distancias que recorre y la velocidad, resulta que no es tan trascendental. Con correr 50 minutos a la semana es suficiente. El estudio arriba indicado, concluye:

Correr está asociado con un riesgo significativamente menor de mortalidad cardiovascular, por cáncer y cualquier otra razón. Cualquier distancia y frecuencia, aún sólo una vez por semana, es mejor que no correr en absoluto. Sin embargo, las largas distancias y velocidades de carrera no necesariamente están asociadas con más beneficios de salud.

El portal Mundo de Corredores, afirma:

Resulta, que correr más no necesariamente es mejor. De hecho, correr sólo una vez por semana, por menos de 50 minutos a la semana, o a una velocidad menor a 10 Km/h, aún brinda beneficios comparables a los que se obtienen con correr grandes distancias, indica el Dr. Zeljko Pedisic, del Instituto de Salud y Deportes de la Universidad de Victoria, en Melbourne, Australia.

Aún si no puedes correr…

Aún si no puedes o quieres correr, otro estudio determinó que casi cualquier ejercicio causa un impacto positivo (que ya nos imaginábamos). Este estudio concluyó que “las personas que cuidaron su jardín de 10 minutos a una hora, cada semana, presentaron un 18% de menos riesgo de muerte por cualquier causa, comparado con las personas con un estilo de vida sedentario”. Por eso, ejercitarse de 2.5 a 5 horas a la semana, resultaron en un 31 % de menos riesgo de muerte prematura. Mientras más ejercicio, mejor, pero cualquier pequeña ejercitación ayuda.

Así que, aunque no puedas o quieres salir a correr, al menos sal a caminar. O por lo menos, sal a regar el jardín. Cualquier ejercicio, como lo hemos demostrado, hace la diferencia.

Foto: Maratón Atitlán.

Share Button