13/08/2019 – Las tendencias modernas para lograr mayor producción de alimentos, la generalización y abuso en el uso de pesticidas, herbicidas, abonos químicos y demás, han llevado a que la mayoría de verduras, frutas, hortalizas y demás productos de la tierra, estén saturados de agroquímicos. Muchos de éstos, como el glifosato, han sido declarados cancerígenos y prohibido su uso.

La justificación de mayor demanda alimenticia, propicia que los agroquímicos sean la opción más inmediata. Sin embargo, es opción no es tan sana para las personas, para otros seres vivos, ni tampoco el planeta. Enfermedades como el cáncer, intoxicaciones, alergias, entre otras, están asociadas al uso de agroquímicos en la agricultura.

Sin embargo, en los últimos 10 años se ha popularizado el cultivo y consumo de hortalizas, vegetales, frutas provenientes de la producción en forma orgánica y que no utilizan ningún tipo de agroquímico, sino fundamentan su producción en procesos naturales realizados de la forma más eficiente para lograr mejor producción sin elementos químicos.

¿Cómo se obtienen productos orgánicos?

Para iniciar se utilizan abonos generados en forma orgánica, entre ellos el compost, a partir de desechos orgánicos provenientes de frutas, verduras, cascaras de huevo entre otros. También puede partirse del lombricompost, el cual es elaborado gracias al trabajo de las lombrices rojas o coquetas. Éstas, además de generar tierra abonada, también producen lixiviado de alta calidad que puede ser utilizado para follajes y como un excelente nutriente para los cultivos.

Otro de los abonos orgánicos de alto rendimiento es el bokashi. Este abono se prepara usando levaduras y microrganismos que generan nutrientes muy beneficiosos en la agricultura.

El uso de los abonos naturales es de gran beneficio para el planeta, pues los mismos no degradan la calidad de la tierra. Su acción es totalmente lo contrario. Los mismos microorganismos permiten que los nutrientes se regeneren y puedan dar vida a otra nueva cosecha. Este es el caso de los que se generan en las raíces del frijol, por ejemplo.

Técnicas de agricultura específicas:

Adicional a los abonos, también se utilizan técnicas de agricultura que permiten lograr un mejor aprovechamiento tanto de la tierra como de los espacios disponibles. Con este objetivo, se establecen espacios con pequeños invernaderos que ayudan al mejor crecimiento y desarrollo de los cultivos. Se utilizan también técnicas que permiten combinar cultivos que creen relaciones simbióticas y de esta forma, se logre preservar mejor el entorno.

Otro aspecto importante es propiciar el cultivo de plantas que sean beneficiosas para los polinizadores y de esta forma que pueda existir la polinización que genere la fecundación de las plantas. Esta fecundación les permite tener frutos de buen tamaño y sabor.

El ciclo de la vida esta intrínsecamente relacionado a la obtención de agua. Por lo tanto, tener agua de la mejor calidad, sin cloro o contaminantes tóxicos, es sumamente indispensable en los cultivos orgánicos. Varias de las técnicas utilizadas para este efecto incluyen métodos de purificación y la obtención de agua de fuentes naturales, como agua lluvia. El agua almacena y es utilizada posteriormente para su análisis, para que garantice cultivos sanos.

Conocer todo esto es posible, gracias a que en la actualidad existen en Guatemala varios lugares donde la práctica y realización de huertos orgánicos es el quehacer del día a día. Uno de ellos es la Reserva Privada La Cebadilla, ubicada en la zona 25 y donde sus propietarios Tono y Toni de Muralles, se han dedicado a la realización de estas actividades.

Es de hacer notar que hoy en día las personas se ocupan más de su salud, lo cual empieza por la calidad de los alimentos que se ingiere. A partir de que los mismos hayan sido producidos sin químicos o con la menor cantidad de ellos.

Si bien es cierto los productos elaborados orgánicamente parecieran tener un precio más elevado que los obtenidos con agroquímicos, es importante establecer que los tratamientos médicos por intoxicaciones o las enfermedades que mencionábamos en el inicio, son de alto costo económico. Por lo cual la mejor medicina para nuestro organismo, es poder prevenir la enfermedad.

Como conclusión:

Como conclusión, si mantenemos sana la tierra sin una gran cantidad de químicos, podremos vivir sin lugar a dudas en un mejor planeta. Como consecuencia, tendremos una mejor calidad de vida y probablemente, muchos más años para disfrutarla sanamente. Si deseas más información de cómo obtener cultivos orgánicos, puedes participar en nuestras capacitaciones de Educando Verde realizadas en La Cebadilla y otros lugares que mantienen toda nuestra filosofía de preservar el planeta. Puedes tener más información en nuestras redes sociales abajo o al correo informacion@ecociudadanos.org

Share Button