19/06/2020 – Los datos actuales muestran que los incendios de este 2020 se prevén al menos tan catastróficos, si no peores, que los del año pasado. Estos datos muestran que hay un estimado de 1,500 kilómetros cuadrados de área deforestada este 2020.

El Proyecto de Monitoreo del Amazonas Andino, es una iniciativa del grupo Conservación Amazonas. Este proyecto ha usado un archivo de satélite para registrar la deforestación del Amazonas de Brasil y encontró que la mayor parte de los incendios ocuren en áreas deforestadas, no en el bosque primario. Las áreas deforestadas son a menudo quemadas intencionalmente para convertirlas en terreno para ganado y agrícola.

Varios satélites de la NASA indican que este año podría ser otro año seco para el bosque del Amazonas. Esto incrementaría el riesgo de que los incendios se expandan de las áreas deforestadas al bosque primario.

El incremento de la deforestación, combinado con las condiciones climáticas secas y los retos de la pandemia del COVID-19 (Brasil es uno de los países más golpeados del mundo en este tema) han creado una “tormenta perfecta” para este verano, según un reporte reciente de la organización no lucrativa Instituto para la Investigación Ambiental del Amazonas (IPAM).

Share Button