26/11/2019 – La atmósfera de la tierra está cambiando a un estado no observado en la historia de la humanidad. De acuerdo con un nuevo reporte de la Organización Mundial Metereológica, el nivel de este compuesto acaba de alcanzar otro récord.

Nuestra atmósfera tuvo un promedio global de 407.8 partes por millón (ppm) de dióxido de carbono en 2018, comparado con los 405.5 ppm en 2017. Estos datos los publicó dicha organización en su Boletín anual de Gases de Efecto Invernadero. Este incremento es ligeramente mayor que el incremento anual de la última década, de acuerdo con la OMM, la cual también hace notar que el CO2 permanece en el cielo por siglos y en el océano, por aún más tiempo.

Los niveles de metano y óxido de nitrógeno de 2018 también superaron el promedio anual de la última década. La OMM añade que, desde 1990, existe un incremento del 43% de todas las fuerzas radiativas (el efecto del cambio climático), lo que causa el efecto de efecto invernadero. Cerca del 80% del incremento se debe al CO2, indica el reporte. Asimismo, hay múltiples indicadores que el incremento de los niveles de CO2 en la atmósfera están relacionados con la combustión de fósiles”.

Por ejemplo, fósiles como el carbón, el petróleo y el gas natural se crearon de material de plantas de hace millones de año, explica la OMM, y no contienen radiocarbón. “Por lo tanto, quemarlo agregará a la atmósfera CO2 libre de radiocarbón, incrementando los niveles de CO2 y disminuyendo sus contenido de radiocarbón. Esto es exactamente lo que está demostrado por las mediciones.”

La Tierra siempre ha tenido un poco de CO2, el cual es necesario para la fotosíntesis. Pero niveles demasiado altos, provocan el efecto encapsulador del calor, responsable del cambio climático. Los niveles globales de CO2 fluctúan naturalmente de una temporada a otra, disminuyendo en verano y aumentando en invierno. Este ciclo continúa, pero con más y más CO2 debido a la constante quema de combustibles fósiles.

Share Button