19/05/2020 – Para algunas personas el hecho de separar los residuos implica que un material ha sido reciclado. Sin embargo, el reciclaje tiene un largo camino que apenas empieza en la clasificación. Veamos cuál es.

Para iniciar el proceso, si tenemos los artículos en nuestros hogares, este previamente debe haber sido producido o fabricado. Partimos entonces con que la separación que vamos a hacer los divide en tres grandes grupos: Orgánicos, Inorgánicos, e Higiénicos, hospitalarios y tóxicos.

Desechos orgánicos:

En el primer grupo el tema de los orgánicos es mucho más sencillo: identificarlos de los inorgánicos, pues todos estos proceden de alimentos, vegetales, frutas, cáscaras, que hemos consumido o que nos ha servido para elaborar algún alimento o algún producto.

.

Separar los del resto resulta una tarea bastante sencilla. Una vez separados, podemos utilizarlos para realizar compost o abono orgánico lombricompost. Aquí somos ayudados por lombrices rojas o coquetas para tener un abono de mejor calidad y también un lixiviado que nos ayuda muchísimo en el follaje y otras acciones beneficiosas para las plantas.

Desechos higiénicos:

Estos incluyen papel sanitario, toallas sanitarias, pañales, desechos hospitalarios, entre otros. Hoy en día, todo esto se ha puesto más en evidencia, pues aquí podemos incluir jeringas, material para enfermos de diálisis, envases de sueros, mascarillas, guantes quirúrgicos, etc. Todo esto está ahora siendo utilizado con mucha mayor cantidad. Este tercer grupo, en su mayoría pasa (o debería pasar) por procesos de destrucción, ya que no es recomendable sean reciclados.

Desechos inorgánicos:

El grupo de los desechos inorgánicos presenta una gran variedad de artículos y diferentes clasificaciones. Dentro de estos podemos tener metales, vidrio, plástico, cartón, con elementos químicos añadidos. Hay también no clasificables, que tienen varios tipos de elementos de los cuales han sido producidos. Por ejemplo maderas tratadas residuos de diferentes tipos de productos o mezclas de metales y otros materiales.

Los desechos inorgánicos requieren que podamos identificar en sus etiquetas, cuáles son los materiales que los conforman. Para hacerlo fácil, lo primero que podemos hacer es separar los plásticos, las latas, cartón y el vidrio.

Cuando ya hemos realizado esta separación, generalmente estos son llevados generalmente por el camión de la basura. Si estos no vienen separados, probablemente el recolector del camión de la basura abrirá las bolsas,  buscará lo que tiene valor económico e intentará reciclarlo. Lo más valioso en el país son las latas, vidrio, algunos plásticos y cartón; siempre y cuando no contengan grasa u otros materiales que no permiten reciclarlo.

Al recibirlo la empresa acopiadora, estos diferentes materiales o residuos clasificados, nuevamente buscará algunos que no puedan ser tratados en el proceso de reciclaje. Por ejemplo, las diferentes clasificaciones de plástico que hemos mencionado en anteriores artículos. Vale la pena mencionar aquí, que no todo el plástico es reciclable y por lo tanto, alguna cantidad del que usted haya separado no pasará por este proceso, pues es fácilmente identificable. Previo a ser reciclado, debe ser lavado, triturado y posteriormente pasa por un proceso en el cual se le dará nueva forma, ya sea a través de calor o prensarlo para producir nuevos artículos como fleje costales cuerdas y lazos plásticos que usualmente compramos en diferentes lugares.

Reciclaje de papel:

El reciclaje de papel o cartón requiere primero ser sumergido en agua, hasta lograr tener la suavidad suficiente para poder licuarlo y procesarlo. De esta forma, puede convertirse nuevamente en hojas de papel o cartón para que pueda ser llevado nuevamente a la fabricación de artículos como cajas.

Reciclaje de metales:

En el caso de los metales, dependiendo del tipo de metal al que se refiera, estos pueden clasificarse en dos grupos: los ferrosos y los no ferrosos. Para volver a procesarlos, en algunos casos se trituran y se moldean nuevamente. En otros casos se funden en altas temperaturas lo cual permite licuificarlos. Es decir, convertirlos en líquido para poder darles forma nuevamente y convertirlos en otros artículos.

La producción de algo nuevo requiere el uso de agua. Esto se conoce como Huella Hídrica. El reciclaje del plástico así como la del papel requieren grandes cantidades de agua, lo que lo hace un proceso poco amigable con el medio ambiente. Toda esta agua podría bien ser utilizada para beber o para producir alimentos.

Adicional a lo anterior, también se utilizan energía eléctrica en grandes cantidades para hacer funcionar el proceso maquinal o fabricación de los productos antes mencionados. En general, en la industria guatemalteca seguimos utilizando combustibles: fósiles como diesel y gasolina, para hacer funcionar algunas máquinas y en otros casos electricidad. Esto se conoce como Huella de Carbono que a su vez genera gases de efecto invernadero y tampoco resulta muy amigable con el medio ambiente.

Como podemos notar, el largo camino que pasan todos los materiales para poder volver a ser utilizados, también va consumiendo recursos naturales no renovables en el trayecto. Cuando estos productos vuelven al mercado, algunos de ellos las materias primas ya no tienen la calidad de las materias primas originales. El proceso fabril en el que han pasado también ha generado costos ambientales que no son visibles para el consumidor.

Algunos productos que compramos a un precio barato, en realidad tienen un costo ambiental muy alto. Por ejemplo, todos estos productos en lugares en donde dan las ofertas por un bajísimo precio, dónde lo que compramos es para usar y tirar ya que se rompen o se destruyen muy fácilmente.

En conclusión:

Como vemos el proceso de reciclaje requiere de la utilización de recursos naturales y estar constantemente reciclando diferentes artículos podría no ser tan beneficioso para el medio ambiente nuestras recomendaciones son:

  • Leer las etiquetas de lo que compramos y buscar los que tengan posibilidades de ser reutilizables
  • adquirir productos que tengan una larga vida y durabilidad cuyos materiales sean más resistentes y durables
  • Adquirir artículos con pocos empaques Hola menor cantidad de empaque posible
  • Comprar a granel y llevar nuestros propios envases para evitar tener desechos en nuestra casa
  • Aprender a separar correctamente los diferentes artículos que tenemos en casa y lograr hacer más eficiente este paso del proceso de reciclaje
  • Rotular o identificar el lugar en donde estamos colectando los diferentes tipos de desecho para su mejor manejo posterior
  • Incentivar a otros miembros de nuestra familia amigos y vecinos a que adquieran un comportamiento de clasificación de disminución y de entrega de productos para ser reciclados

Como podemos notar, aún hay muchos aspectos relevantes en este largo proceso. Es muy importante es la correcta disposición de los desechos desde nuestros hogares y en forma individual. Y tú ¿ya clasificas tus desechos?

Si deseas aprender más de como clasificar desechos, Reducir la gran cantidad de los mismos o hacer algo útil con ellos puedes seguirnos en nuestras publicaciones e informarte más sobre estos temas en Educando Verde, contactarnos a informacion@ecociudadanos.org o a nuestras redes sociales abajo.

Share Button