29/06/2019 – Los Potoos no son los pájaros más bonitos. Estas criaturas nocturas tienen plumas cafés en forma de pliegue y ojos amarillos algo grandes.

Comúnmente el Potoo se encuentra en el sur de Nicaragua, parte de Costa Rica y Panamá. Asimismo, se encuentra en Venezuela, Colombia, Brasil, parte de Perú y Ecuador, según el Laboratorio Cornell de Ornitología.

Puede que no se le conozca mucho por su apariencia, pero esta ave es muy reconocida por su sonido. El Potoo comúnmente hace un sonido compuesto de notas tipo chiflido, que van bajando en la escala musical. Las Expediciones Rainforest basadas en Perú, indican que“este sonido tan cautivador han asustando a varios turistas, generando algunas fábulas locales”.

Pero aún más interesante es lo que hace el Potoo cuando está callado. Cuando el Potoo está descansando, a menudo busca un árbol o rama. Con la combinación de su distintivo plumaje y su habilidad de estar absolutamente quieto por largos períodos de tiempo, el pájaro se mezcla con los alrededores, volviéndose camuflado, dice la Convervación Norteamericana de Aves.

Esta habilidad de mezclarse le ayuda a protegerse de depredadores. Además, estas aves tienen otro truco genial. Sus párpados superiores tienen varias pequeñas rendijas. De esta forma, aún con los ojos cerrados, pueden ver a través de estos pequeños agujeros y estar alerta de potenciales peligros.

Foto principal: Julián Londono.

Share Button