Tomar un descanso breve de una constante alimentación, puede ser muy beneficioso.

16/02/2020 – Para algunas personas, ayunar es una forma de limpiar el cuerpo de toxinas. Para otras, es un asunto de religión.

Aunque algunos expertos en salud han cuestionado su beneficio (sobre todo cuando se practica al extremo), ayunar resulta tener valor para la salud. El ayuno está vinculado a varios estudios relacionados con pérdida de peso, mejora en el funcionamiento cerebral y beneficios en el sistema inmune.

Una nueva revisión de estudios tanto en animales como en humanos, publicada en el Portal Médico de Nueva Inglaterra, sugiere que el ayuno intermitente puede brindar beneficios a la salud, desde mejor presión arterial, menos estrés y pérdida de peso.

La investigación preliminar también muestra que el ayuno intermitente puede ayudar a la salud cerebral, mejorando la memoria.

“Estamos en un punto de transición, en que pronto consideraremos agregar información sobre el ayuno intermitente a la currícula académica médica, junto con las recomendaciones estándar sobre dieta y ejercicio”, dijo en una declaración el autor de uno de los estudios, Mark Mattson, Profesor de Neurociencia en Johns Hopkins University.

La evidencia:

Un estudio pequeño sugiere que las personas que ayunan cada dos días, pueden perder más peso que si comieran normalmente. Esta investigación pidió a 60 personas escogidas al azar, que ya fuere siguieran sus hábitos alimenticios regulares o cambiaran al ayuno alternativo. El ayuno alternativo consistía de 12 horas de alimentación sin restricciones, seguido de 36 horas de nada de comida. Durante estas horas de ayuno, sólo podían ingerir agua, agua mineral con saborizantes, té verde o negro y café.

Los resultados se publicaron en el portal Cell Metabolism (Metabolismo Celular, en español). Estos resultados demostraron que las personas que ayunaron perdieron un promedio de 7.7 libras y redujeron su ingesta de calorías semanales en un 37%. Quienes continuaron con su alimentación regular, perdieron un promedio de 0.44 libras y disminuyeron en 8.2 % las calorías semanales.

En otro estudio, publicado también en Cell Metabolism, los investigadores desarrollaron una dieta mensual de cinco días, que llamaron “Dieta de imitación de ayuno”. En el estudio, los científicos dijeron que los 19 participantes que siguieron el régimen por tres meses, presentaron posteriormente menos riesgo de cáncer, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

¿Ayunar es normal?

Nuestro patrón “normal” de alimentación de tres veces diarias (más refacción) es altamente anormal, desde la perspectiva de la evolución humana, escribió un grupo de investigadores internacionales en un documento publicado en el portal Proceedings of the National Academy of Sciences (Procedimientos de la Academia Nacional de las Ciencias de los Estados Unidos de América). Los primeros humanos a menudo se alimentaban de forma intermitente, dependiendo de qué tan seguido lograban obtener comida.

“La habilidad de funcionar a alto nivel, tanto física como mentalmente, durante períodos extensos sin comida, pudo ser de fundamental importancia en nuestra historia evolutiva”, escriben los investigadores. Ellos agregan que, es posible que el cuerpo humano se haya adaptado a funcionar al máximo, con ayuno eventual.

“El ayuno intermitente le ayuda al cuerpo a rejuvenecerse y repararse, por lo que promueve la salud en general”, dijo uno de los co-autores del artículo, Satchidananda Panda, al portal LiveScience.

“El ayuno en sí mismo es más poderoso en prevenir y revertir algunas enfermedades, que las medicinas”, dijo.

Share Button