18/01/2020 – Todos los años en Guatemala y diversos países del mundo, se sufre por incendios forestales provocados y no controlados. Estos además, aumentan por la alteración de las condiciones climáticas a nivel mundial, incrementando la extensión y duración de los mismos. Diariamente se atienden entre 13 a 20 incendios forestales en distintos puntos de Guatemala, según Bomberos Municipales.

Basta con buscar “Incendios forestales en Guatemala” para darnos cuenta del daño que ha sufrido nuestra biodiversidad en el último año. En el 2019 aumentó la cifra, donde lugares como Sololá, Escuintla, Quiché, Zacapa, Baja Verapaz, Jalapa, San Marcos, Alta Verapaz y Petén se vieron afectados, siendo Quiché y Petén los más dañados.

Petén es el territorio de Guatemala de mayor cobertura forestal y por lo mismo el más vulnerable ante estos desastres. Es preocupante que la mayoría de incendios ocurre en áreas de la Reserva de Biosfera Maya (RBM), se pierden ecosistemas de flora y fauna. Este desafío es importante, por el patrimonio cultural y natural que resguarda el área.

Un incendio forestal es fuego de gran magnitud que se propaga libre y sin control sobre la vegetación en bosques, selvas, zonas áridas y semiáridas.

Tipos de incendio forestal:

Estos se pueden clasificar en tres tipos: incendios superficiales que afectan desde la superficie del suelo hasta 1.5 metros de altura; Incendios de copa o aéreos que consumen la totalidad de la vegetación, los cuales son muy difíciles de controlar; y los incendios subterráneos, que inician bajo suelo debido a la acumulación y compactación de los combustibles. Un dato curioso de los últimos es que estos últimos, por lo general no producen llama y emiten poco humo.

Los incendios que han afectado el territorio guatemalteco generalmente han sido incendios superficiales. En este los árboles sufren daños desde la raíz, lo que los afecta de gran manera. Además, de la destrucción de flora y fauna nativa, la regeneración natural de los bosques es lenta.

Al perder cobertura forestal también se genera un desequilibrio en los procesos de recarga hídrica, lo cual en un futuro puede afectar la calidad de vida de las personas, ya que se tendrán menos acceso a fuentes de agua para consumo. 

Por qué inicia un incendio forestal:

La mayoría de incendios forestales han derivado de acciones humanas, tales como rozas con poco control, personas fumando, fogatas que no se apagan en su totalidad. Otra razón que puede magnificarlos, es la temperatura cálida y falta de lluvia en algunas épocas del año.

Hay que recordar que estos hechos dejan gran un impacto en el medio ambiente difícil de estimar, y además afecta en algunos casos la economía de los pobladores que utilizan la flora como combustible o para realizar productos y venderlos.

Algunas recomendaciones para prevenir este tipo de incidentes es no tirar basura en los bosques, no hacer fogatas, hacer quemas agrícolas controladas. Para reportar incidentes se puede contactar al Centro Nacional de Monitoreo de Incendios Forestales al número 119.

Recuerda visitar nuestra página www.flaar-mesoamerica.org para conocer más de la flora y fauna nativa de Mesoamérica que debemos resguardar ante la incidencia de fuegos no controlados.

Share Button