27/11/2019 – El Proyecto de Soluciones Innovadoras para Cadenas de Valor Agrícola en Guatemala de USAID, bajo la Iniciativa Mundial del Gobierno de los Estados Unidos contra el Hambre y la Inseguridad Alimentaria, Feed the Future, implementado por Agropecuaria Popoyán, S.A., tiene como objetivo disminuir la pobreza y la desnutrición crónica en el Altiplano Occidental de Guatemala.

La pobreza y desnutrición, han sido por mucho tiempo desafíos para el desarrollo y crecimiento económico del Altiplano Occidental del país. Si bien es cierto que la agricultura es la base de la economía nacional, este proyecto aprovecha el potencial económico de la región a través del incremento de la productividad agrícola; la transformación de cultivos en productos de valor agregado y el acceso a mercados. A través de la generación de empleo, el proyecto promueve la prosperidad de la región y reduce la migración irregular.

Asimismo, las alianzas público-privadas también juegan un rol muy importante en cuanto al acceso a mercados, pues se incentiva la coinversión de ambos sectores con el objetivo de promover prosperidad económica y social, ofrecer soluciones innovadoras y alcanzar el desarrollo integral de las áreas priorizadas.

Adicional a ello, las intervenciones del proyecto se cimientan en una estrategia de cambio de comportamiento que contribuye al cuidado de los recursos naturales, la adopción de tecnologías agrícolas, la mejora de la nutrición y diversificación de la dieta y la promoción de la equidad de género e inclusión social.

Resultados esperados del proyecto:

I. Mejora de la productividad agrícola y diversificación de las alternativas de generación de ingresos.
II. Acceso a mercados incrementado.
III. Aumento de la resiliencia del entorno natural, a través de prácticas agrícolas climáticamente inteligentes.
IV. Mejora de la nutrición de las comunidades rurales a través de nuevas prácticas de higiene en el hogar y diversificación de la dieta.
V. Fortalecimiento de la gobernanza institucional de los temas de agricultura y seguridad alimentaria.

Resultados a septiembre 2019:

• Se alcanzaron 6,395.96 hectáreas con nuevas y mejores tecnologías agrícolas permitiendo el aumento de la productividad e ingresos económicos de los productores.

• Se redujo la aplicación de insumos químicos en cultivos en un 50%, lo cual contribuye con el cuidado del medio ambiente y la salud del productor y consumidor final.

• Se logró la adopción y capacitación de 8,190 productores de pequeña escala en tecnologías agrícolas para aumentar su productividad.

• Se logró la reforestación de 62.09 hectáreas de aliso, ciprés y pino.

• Se alcanzaron 1,305 hectáreas bajo manejo forestal, contribuyendo a la conservación de los recursos naturales y a la diversificación de ingresos a través de los incentivos forestales del INAB.

• Se firmaron 13 convenios con las municipalidades de San Rafael Pie de la Cuesta and San Lorenzo en San Marcos; Todos Santos, Concepción Huista, Petatán, Santa Cruz Barillas, Chiantla y Unión Cantinil en Huehuetenango, y, Chajul, San Juan Cotzal, Sacapulas, Cunén y Nebaj en Quiché para trabajar en temas de seguridad alimentaria, cuidado de recursos naturales y desarrollo económico local.

14,893 personas ahora cuentan con acceso a agua segura para consumo humano y para uso agrícola.

• Se alcanzó la venta de $35,046,476.16 en el mercado local de productos hortícolas (cebolla, ajo, tomate, ejote francés, amaranto, chile pimiento, col de bruselas, papa, arveja china y otros).

$306,847 invertidos por la iniciativa privada para facilitar el acceso a insumos y tecnología agrícola para productores de pequeña escala, infraestructura para mejorar la cadena de suplemento de exportadores, entre otros.

Se generaron 8,154 empleos de tiempo completo en el Altiplano Occidental.

• Se logró el acceso a créditos para 1,546 personas para la mejora de sus cultivos, productividad y calidad de vida.

Share Button