06/11/2019 – Un estudio a gran escala descubrió que la población de insectos en bosques y praderas ha disminuido en un tercio en la última década. Este fue el resultado de un estudio realizado en un lapso de 27 años.

“Una disminución de esa escala durante un período de sólo 10 años fue una completa sorpresa para nosotros”, dice en una declaración Wolfgang Weisser, profesor de ecología terrestre, en la Universidad Técnica de Munich. Él continúa informando, “da miedo, pero encaja en imagen que presentan varios estudios”.

Los investigadores reunieron más de 1 millón de insectos en 300 ubicaciones entre 2008 y 2017. De las casi 2,700 especies investigadas, muchas están en declive. Incluso, les fue imposible encontrar un solo individuo de algunas especies.

En los bosques y praderas, contaron un 34% menos especies. La abundancia de insectos disminuyó un 78% y el peso total, o biomasa, disminuyó un 67%. El portal Nature publicó los resultados.

Los investigadores encontraron que las mayores causas de esta disminución están relacionadas con las prácticas agrícolas. Las mayores pérdidas están en las praderas rodeadas de áreas en donde hay actividad agrícola intensa. Las especies que no pudieron viajar muy lejos, son las más afectadas.

En áreas boscosas, sin embargo, las áreas más afectadas fueron las que se mueven largas distancias.

“Nuestro estudio confirma que la disminución de insectos es real. Puede que se más general de lo que se había considerado,” dijo Sebastian Seibold, de la Universidad Técnica de Munich, a la BBC.

Es momento de actuar:

El estudio alemán mencionado al principio, llevado a cabo en el curso de 27 años, utilizó trampas de malestar, tiendas para agarrar insectos voladores y llevarlos a botellas de alcohol. Esto lo hicieron en 63 áreas protegidas. Usualmente, este método se utiliza con propósitos educativos generales. Pero conforme pasaron los años, el equipo notó que atrapaban menos y menos insectos. Tanta fue la disminución, que entre 1989 y 2016, la biomasa recogida disminuyó 77%, entre mayo y octubre.

El estudio incluyo insectos como mariposas, abejas y polillas. Los insectos se obtuvieron de un rango amplio de habitats de Alemania. El estudio hizo notar que los resultados son especialmente alarmantes, pues “son áreas protegidas con el objetivo de preservar funciones y biodiversidad en los ecosistemas”.

Los resultados de este amplio estudio se publicaron en el portal PLOS One.

Los insectos son una parte vital de nuestra red alimenticia, desde ser la fuente de alimentos para pájaros, hasta ser los polinizadores de nuestros cultivos. Si la cantidad de insectos disminuye, disminuyen nuestros ecosistemas, lo cual tiene un efecto expansivo, que afectaría a todos los organismos del planeta.

Entendiendo este contexto, el portal el Atlántico, sí hace ver en su reporte del estudio, que si los insectos en estas áreas en Alemania están desapareciendo, ¿por qué no hay un efecto similar en las flores, los pájaros, los reptiles y demás?

“Algunas especies pueden cambiar de fuentes de alimentación, pero son cosas que no pueden preverse. Sabemos que hay una disminución en especies comunes, como mirlo, gorrión y estornino,” indica Hans de Kroon, analista de los datos del estudio.

Pero también es posible, como indicó Kroon, que los ecosistemas sólo se están adaptando lo mejor posible a la pérdida de insectos.

“No queremos deprimir a la gente”, dijo de Kroon. “Los ecosistemas son muy resistentes. Aún funcionan bastante bien a pesar de esta pérdida. Saquemos provecho de esa resistencia y actuemos. Tenemos que actuar”.

Share Button