25/09/2018 – La mayor parte del tiempo, los adultos tendemos a subestimar la capacidad que tienen los jóvenes para generar cambios positivos en nuestro planeta.  Se suele pensar que los jóvenes poseen menor madurez y que, por esta razón, tienen un menor índice de aciertos al momento de tomar sus decisiones. Sin embargo, frecuentemente se deja de lado el hecho que son un grupo que posee gran cantidad de energía y que son ellos quienes tienen la llave al cambio de una forma más inmediata.

Lo anterior también aplica cuando hablamos del tema ambiental. Una señorita o un joven que ha sido previamente empoderado y educado en cuanto a la importancia de los recursos naturales y las amenazas a las que se enfrentan, tiene mayor capacidad de aplicar su conocimiento y transformarlo en acciones que beneficien a la naturaleza.

 

Jóvenes de varias instituciones apoyan campañas de limpieza de playas

 

Estas acciones, por lo general, masivas o en menor escala, tienden a influir positivamente en otros jóvenes, quienes, a su vez, imitan las acciones de sus compañeros, creando un efecto dominó que puede desencadenar otra serie de eventos que cambien percepciones y comportamientos sociales de manera permanente.

Constantemente decimos que son nuestros niños quienes tienen el futuro de nuestro planeta en sus manos. Sin embargo, hoy en día nos encontramos en un punto crítico ambiental, que se hace sumamente imperativo tomar acciones inmediatas ¿y quiénes pueden accionar a favor del ambiente? – LOS JÓVENES.

La energía de los jóvenes permite llevar a cabo acciones a favor de la conservación que implican mayor actividad física

 

Por esta razón, organizaciones como Semillas del Océano, dirigen gran parte de sus esfuerzos educativos en crear nuevos líderes ambientales capaces de promover el desarrollo sostenible y accionar a favor de los recursos naturales en sus comunidades.  A través de la aplicación de sus 4 ejes de aprendizaje: Inspiración, Conocimiento, Confianza y Acción, jóvenes desde los 15 años pueden aprender sobre una gran variedad de temas ambientales y obtener herramientas de mapeo comunitario y planificación de campañas ambientales, esto último con la finalidad de identificar problemas específicos en cada sitio y tomar acciones que permitan disminuir su impacto.

 

Desde los 15 años, los jóvenes pueden mostrar mayor autonomía y generar grandes cambios a favor del ambiente



Share Button