23/09/2019 – Cada vez hay menos incrédulos del desastre climático que está ocurriendo y el empeoramiento de las enfermedades es otra consecuencia de ello.

La semana pasada, el diario británico The Guardian publicó que los niños, mujeres embarazadas y ancianos, son los más vulnerables al clima extremo y al aumento de calor. Pero el impacto de la crisis ya se está experimentando a nivel general.

La contaminación procedente del uso de combustibles fósiles es la principal causa de la crisis climática. Esta última, está relacionada directamente con el aumento de hospitalizaciones y muertes por enfermedades cardiovasculares, ataques de asma y otros problemas respiratorios.

La creciente intensidad de los incendios forestales arroja más humo peligroso en el aire, tal y como se ha demostrado en el oeste de los Estados Unidos este año. Además, los días más calurosos producen másmog, que la American Lung Association describe como “como una quemadura solar en los pulmones que puede desencadenar ataques de asma”.

Share Button