27/07/2019 – No sólo en Guatemala está caótica la situación de bosques (vea: Depredación en el Parque Nacional Laguna Lachúa). La cobertura forestal en la Amazonas de Brasil está llegando a un punto crítico, del cual podría no recuperarse.

La deforestación está sucediendo a un ritmo de un área de bosque del tamaño de tres campos de futbol, perdidos por minuto, reporta el diario británico The Guardian.

Conforme se pierdan más árboles, investigadores temen que grandes áreas del bosque tropical no puedan generar su propia lluvia, a través de la evaporación y transpiración, indica el diario Newsweek. Dado que los bosques tropicales son los que absorben mayor cantidad de carbono de la atmósfera, esto podría tener un impacto grande en el cambio climático.

“Es muy importante repetir y repetir estas preocupaciones. Hay muchos puntos críticos que no están muy lejos”, dice a The Guardian el profesor Philip Fearnside, del Instituto Nacional de Investigación del Amazones, en Brasil. “No podemos decir exactamente en qué momento se alcanzan estos puntos críticos, pero sí sabemos que estamos cerca. Significa que tenemos que hacer las cosas bien. Desafortunadamente, no es lo que está sucediendo. Hay gente que incluso niega que tengamos un problema.”

Sólo en julio se perdieron más de 1,345 kilómetros cuadrados. Esto es tres veces más que el mes anterior, según el registro del sistema satelital Deter B, el cual inició en 2005. Es aún más desalentador cuando se considera el progreso hecho de 2006 al 2012, cuando se había reducido en un 80% la deforestación, según continúa reportado The Guardian.

“Líderes” que no ayudan:

Algunos ambientalistas dicen que el incremento agudo, confirma lo temores que el Presidente Jair Bolsonaro motiva actividades como la quema de bosque, la tala ilegal y la minería, todo lo cual contribuye a la deforestación.

“Desafortunadamente, es absurdo, pero no debería tomar a nadie por sorpresa. El Presidente Jair Bolsonaro y el Ministro Ricardo Salles están desmantelando nuestras políticas socio-ambientales,” dijo Carlos Rittl a The Guardian. Él es secretario ejecutivo de la organización ambientalista no-lucrativa Observatorio Climático.

Es notorio que en julio (que ni ha terminado), se perdiera un área igual a la de la ciudad de Houston. Julio, el que está por ser el mes más caluroso en la historia del planeta tierra.

Share Button