31/03/2020 – Aún con el decreto para quedarse en casa por el COVID-19, vemos en las redes sociales como gran cantidad de personas aún siguen saliendo e incluso provocando congestionamiento de tránsito en los momentos cercanos a cumplirse el toque de queda. Para algunos, es porque simplemente no entienden la magnitud de una pandemia. Pero para otros y una gran mayoría que andaban fuera, porque ganar dinero para subsistir es una necesidad diaria.

El modelo económico actual, basado en un comportamiento de consumo desmedido, comprar y tener, ha llevado por muchos años a endeudamientos para comprar cosas. La gran parte de estas cosas que compramos, innecesarias. Pero que hoy en día “hay que pagar” y por lo tanto, dejar de producir no es una opción deseable y para varios, imposible.

También vemos a personas que se ganan el sustento día a día. Personas que si no salen a trabajar, no tienen para comer. Eso es el reflejo de la desigualdad económica no solo de Guatemala, sino también otros países latinoamericanos y de otros continentes. Pedirles a estas personas, que se queden en casa es algo que les representaría no comer ese día.

Sin embargo, vemos una gran oportunidad ante esta situación. Ha quedado al descubierto el daño causado a la naturaleza y evidenciado por fotografías, videos y otros medios. Durante la cuarentena se ha limpiado el ambiente y mejorado la calidad del aire, la claridad del agua y la disminución de contaminación en general.

Esta es una gran oportunidad, de adoptar modelos de economía diferentes al sistema actual. Se ha evidenciado que éste, no sirve. El modelo económico actual ha llevado al endeudamiento, desigualdad y depredación ambiental. Y entonces vemos las opciones que tenemos a la vista y que han estado por mucho tiempo. Quienes se aferran a seguir poniendo el dinero como una prioridad y han preferido ignorarlas o tomar solo cierta parte de ellas, han opacado la efectividad de las mismas, para el bien común.

Modelos económicos como la Economía Colaborativa, es uno de los más viables. Este modelo incluso está siendo promovido con la tecnología por aplicaciones. Cambalache.gt es una de ellas, ya disponible en Guatemala. ¿Qué implica este modelo económico? Pues bien, se fundamenta en la colaboración, como su nombre lo dice, en algo muy simple, el intercambio. Incluso con personas vecinas. Si yo tengo 10 manzanas, pero solo consumiré 5, puedo intercambiar mi excedente con otras personas que tengan bananos, verduras o incluso otro tipo de bienes como una bombilla, unos clavos, lapiceros o cualquier cosas que en este momento pueda suplir la necesidad del otro.

Pero este tipo de economía no se restringe solo a cosas. Es útil también para intercambiar conocimiento, ideas, experiencias y soluciones de problemas o situaciones a futuro, como asesorías en ciertas áreas. Este modelo ha sido utilizado exitosamente en grupos de emprendimiento y también en crowfounding y encontrar financiamiento para proyectos, con el cual beneficiarnos todos, con el esfuerzo de todos.

En nuestros hogares existen artefactos que utilizamos una vez al año o eventualmente, por lo cual gastamos y necesitamos tener un espacio para ellos. Sin embargo, si se comprarte o se tiene uno para utilizarlo entre varios, el mismo reducirá su costo y la utilidad será mayor.

Además, este tipo de economía permite crecer y tener más abundancia. Esto porque estamos colaborando varios y el beneficio es exponencial. En este modelo se tiene el acceso, no a la propiedad de algo, por lo tanto no mantenemos algo que no nos es de utilidad por el simple hecho de poseerlo. Podría parecer algo utópico, pero en estos últimos días veremos cómo, si las personas carecen de dinero para comprar algo, bien podrían intercambiar algo de poca utilidad o un excedente de lo que tienen y obtener lo que buscan. ¿Qué tal si hacemos el experimento?

Por otro lado, tenemos la Economía Circular. El inicio de ésta, está en modificar los actuales modelos productivos lineales, desde la materia prima hasta la producción, reutilización y reciclaje de los productos. En la actualidad, nos hemos quedado estancados en el reciclaje. Recalcamos, sin embargo, que con las materias primas actuales, es una cantidad mínima lo que se recicla, aunado a que la mayor parte de la población ni siquiera clasifica sus desechos.

En la economía circular, también se busca reducir la gran cantidad de desechos generados en la sobreproducción extractiva de la Economía Lineal y luego la gran cantidad de desperdicios, el sobreconsumo y con ello la contaminación del medio ambiente, notorio durante el tiempo que China detuvo su industria.

Vivimos un momento histórico a nivel global. Este momento nos está dando la oportunidad, no solo de reflexionar sobre estos aspectos, sino darle un rumbo diferente por el bien de la humanidad y todos los seres que habitamos el planeta. Si bien es cierto, no todas las personas tienen o tendrán conciencia sobre esto, habemos muchos que sí la tenemos y que estamos conscientes en que las cosas no serán las mismas al salir de esta coyuntura. Pero estas nuevas condiciones, requerirán del esfuerzo extraordinario y consciente que el cambio de modelo económico es necesario.

¿Que podemos hacer?

  • Empezar a experimentar con el modelo de Economía Colaborativa en nuestro entorno cercano y beneficiarnos con ello.
  • Tener claro que el panorama económico va a ser diferente al que estamos acostumbrados, investiguemos sobre estos modelos económicos.
  • El medio ambiente y la supervivencia humana dependen de nuestras acciones como individuos reflejadas en la sociedad, actuemos responsablemente.
  • Busquemos cosas y conocimiento que podamos intercambiar e iniciemos con ello el cambio.
  • Hagamos una lista de compras y prioricemos.
  • Tengamos un consumo responsable de las cosas más esenciales y descartemos lo superfluo o lo que No necesitamos para sobrevivir.
  • Clasifiquemos los desechos en casa y veamos los desperdicios para no comprar de más.
  • Leer las etiquetas de los productos y sus componente y veamos si realmente sus materias primas son amigables con el medio ambiente, elegir los productos cuyas materias primas si son reutilizables o reciclables.

Es largo el camino por recorrer para afrontar este gran reto, como Ecociudadanos estamos comprometidos por un mejor planeta para todos los que lo habitamos, ¿Nos acompañas?

Si deseas aprender más sobre Economía Colaborativa y Economía Circular puedes seguirnos en nuestras publicaciones e informarte más sobre estos temas en Educando Verde, contactarnos a informacion@ecociudadanos.org o a nuestras redes sociales que aparecen abajo.

Share Button