23/06/2020 – Vemos cómo en la actualidad muchas personas están queriendo volver a la “nueva normalidad”. Sin embargo, si vamos a los supermercados seguimos viendo las personas que llegan y utilizan bolsas de plástico desechables, los diferentes lugares donde siguen comprando alimentos han preferido usar desechables en lugar de reutilizables. Vemos también las noticias y encontramos ríos que se han convertido en ríos de basura desechable, duroport, plástico, bolsas y ahora mascarillas y guantes.

A pesar de que esta pandemia fue generada por el descuido humano y por el irrespeto a la naturaleza, seguimos sin aprender. Ante el temor infundado por el covid-19 y el acelerado proceso de contaminación, hemos dejado a un lado detrás de una brumosa nube el tema del cuidado del medio ambiente.

Los mismos hábitos no funcionan:

A pesar de estar en nuestras casas, seguimos con los mismos hábitos de ni siquiera clasificar la basura. La prioridad es mantenerse a salvo. Sin embargo, seguimos realizando acciones que atentan contra la misma causa que generó esta pandemia.

.

Mientras muchos quedamos en nuestras casas, vemos noticias donde vastas zonas boscosas son devastadas miles de hectáreas son deforestadas y otras incendiadas. El más reciente y que estamos viendo en este mismo momento en la Biosfera Maya, el querer transformar La Danta en un parque de diversiones tipo Disney, donde la codicia, irrespeto y desvergüenza de quien se dice un científico, ha llevado a poner en riesgo una área protegida. El Mirador y el Parque Nacional que lo alberga es de gran vitalidad para la naturaleza, la purificación del aire y como generador de oxígeno, tal como se ha publicado en varias ocasiones a nivel internacional.

De acuerdo a los estudios de algunos científicos, la próxima pandemia podría originarse en el Amazonas, precisamente por la depredación de la misma. Ahora, quizá en la Biósfera Maya, al destruir el hábitat natural de tantas especies exóticas en vías de extinción. Y es entonces dónde nos ponemos a pensar, ¿qué enseñanzas nos ha dejado esta pandemia?

Seguimos aún pensando que el virus fue generado en un laboratorio y no consecuencia de nuestra falta de interés y desconexión con la naturaleza.

Aún es tiempo que retomemos el camino nuestras acciones. Desde nuestros hogares podrían generarnos una mejor realidad. Todos podemos empezar a darnos cuenta cómo nosotros mismos generamos grandes cantidades de basura a diario. Podemos comprender cómo nuestra alimentación refleja hábitos irresponsables con nosotros mismos, al consumir productos que no nos generan bienestar, al  mantener costumbres y entretenimientos que solamente roban nuestra energía, atención y nos generan cansancio y agotamiento.

Probablemente suena repetitivo. Pero una y otra vez lo diremos, “reconectarnos con la naturaleza” es la única forma en la que podremos tener un planeta donde las amenazas no se presenten más.

¿Qué podemos hacer?

  • Informarnos mejor sobre los orígenes de la situación que hoy en día vivimos.
  • Poner atención a las noticias ambientales, sobre todo de nuestro entorno inmediato, para poder tomar acciones como difundir y firmar peticiones, ya que estando en nuestros hogares podemos dar visibilidad a situaciones que se dan y no son informadas mas que por los pobladores locales.
  • Dimensionar que el planeta es uno, y lo que sucede en cualquier parte del mismo tendrá repercusión en nosotros (el COVID-19 inicio en China…)
  • Priorizar nuestro comportamiento hacia el beneficio personal y familiar.
  • Cuando hablamos de beneficio nos referimos a nuestra salud física mental y espiritual la cual lograremos a través de una alimentación nutritiva y natural, ejercicio, contacto con la naturaleza y descanso adecuado.
  • Establecer mejores conexiones y mejor comunicación con los miembros de nuestra familia o quiénes habitan nuestra casa. Esto crea un vínculo entre las personas y los otros seres vivos de otras especies con quienes comparten.
  • Respetar a las otras especies no humanas y entender que también tienen derecho en habitar la tierra
  • Consumir sólo lo que necesitamos. Dejar de acaparar cosas que se arruinaran o que perderán su valor nutritivo, simplemente por tenerlo guardado, por haberlo comprado más barato, por haberla encontrado en una oferta
  • Recapacitar sobre nuestras compras y encontrar la forma de comprar lo que realmente necesitamos y no simplemente por un hábito consumista.

El momento de empezar a cambiar nuestros hábitos y actuar es este, no podemos seguir esperando a que otros hagan esa labor, ya que todos habitamos en este planeta y nos debemos a él. Queda mucho por hacer para restaurar lo dañado. Como Ecociudadanos estamos comprometidos por un mejor planeta para todos los que lo habitamos, ¿Nos acompañas?

Si deseas aprender más sobre temas ambientales, Economía Colaborativa y Economía Circular puedes seguirnos en nuestras publicaciones . Puedes también informarte más sobre estos temas en nuestros cursos y talleres virtuales de  Educando Verde, contactarnos a informacion@ecociudadanos.org o a nuestras redes sociales que aparecen abajo.

Share Button