31/01/2020 – Nubes de langostas vuelan a través de África del Este en números históricos, formando una plaga potencialmente catastrófica en algunas áreas. Estos insectos insaciables, parecen haber aprovechado la mezcla de condiciones creadas por las crisis climática y la disposición de comida que han encontrado, posterior a la cosecha.

“La situación actual de langostas es extremadamente alarmante y representa una amenaza sin precedentes a la seguridad alimentaria en el cuerno de África,” dijo la Organización para la Alimentación y Agricultura de la ONU, (FAO, por sus siglas en inglés), este pasado 28 de enero de 2020. “Esto se verá potencializado por una nueva reproducción de langostas que está por comenzar, lo cual causará una masiva plaga”.

Las langostas ya han devorado cientos de kilómetros cuadrados de vegetación en Etiopía, desde noviembre, indica Oxfam. Ahora, ya hay señales de langostas en Kenia y Somalia. Kenia no ha experimentado una plaga de langostas como esta en 70 años, según indicaron los oficiales de la FAO.

Qué tipo de langosta es:

En Guatemala se les conocen también como chapulines. Pero estas langostas, son del tipo desértica, “una de las especies más peligrosas de todas las pestes migratorias del mundo”, según un experto de las Naciones Unidas.

Normalmente son insectos solitarios, pero en condiciones ambientales específicas, pueden cambiar increíblemente en su apariencia, fisiología y comportamiento. Este cambio del “modo solitario” al “modo sociable”. Este cambio se observa en colores más brillantes, de café a amarillo fuerte. Asimismo, sus hombros se vuelven más amplios, las alas más largas, su metabolismo mucho más rápido y su temperamento, mucho más irritable. Las dos fases o formas son tan diferentes, que hasta 1921, se pensó que eran especies separadas.

Cómo controlarlas:

Y como cualquier peste, la necesidad de controlar a las langostas no debe llegar a erradicarlas por completo. Estos son animales silvestres que lleven a cabo un fenómeno natural, indica el portal Mashable. Erradicarlas por completo puede llevar a consecuencias peores para el ecosistema.

“Esta es una de las maravillas del mundo animal,” indica al portal antes mencionado Iain Couzin, quien estudia langostas en el Instituto Max Planck. “No queremos detenerlas. Sólo queremos saber manejarlas”.

Los investigadores continúan trabajando en encontrar la mejor táctica, desde pesticidas seguros, hasta formas de detener su reproducción. Por supuesto, disminuir las condiciones de temperatura de la crisis climática es una de las opciones que se menciona con frencuencia.

Finalmente, hay otra forma antigua para lidiar con las langostas. Estos insectos son ricos en proteína y fácil de acumular durante este tipo de pestes. Por lo que, hay cierta justicia irónica en comérselas. “Las langostas pueden comerse inmediatamente al freírse, asarse, o hervirse. También, pueden dejarse secar para comer más adelante”, indica la FAO, al incluir una lista de recetas en su comunicado.

Share Button