11/02/2020 – En Guatemala se marcan notablemente dos estaciones: el invierno, cuya característica es la lluvia, y el verano, la época calurosa, la temperatura que se eleva notablemente y la ausencia de lluvia.

Ya empezamos a percibir estas características y vemos como la falta de humedad provoca que los árboles empiezan a botar sus hojas. Esto podría ser muy beneficioso si las utilizamos adecuadamente. Las hojas caen de los árboles y permiten mantener la humedad de los mismos. Esto es muy importante que se mantengan para que los árboles puedan subsistir hasta la llegada del invierno.

Existen lugares donde la gran cantidad de hojarasca que se ve sobre el suelo permite que los árboles puedan utilizarla. Esta hojarasca no es retirada y es fundamental para que tenga un ciclo en el que los mismos árboles puedan alimentarse.

La hojarasca es parte del ciclo natural:

Para algunas personas que desconocen el ciclo de la naturaleza, consideran que las hojas que caen son basura. Sin embargo, la misma naturaleza lo aprovecha en un ciclo en el cual, la hojarasca permite que se guarde la humedad del suelo. Permite también que otros insectos y animales que viven debajo de las hojas y en la tierra,conviertan toda esta hojarasca en broza y proveer los nutrientes necesarios que llegan a las raíces de los árboles, para que estos puedan seguirse alimentando.

Es muy importante hacer notar, que la hojarasca que queda sobre el suelo permite que durante la noche se mantenga la humedad y que el proceso de evaporación sea más lento. Por lo tanto, que los árboles puedan tener agua para poder mantenerse verdes durante los meses de verano.

Bosque en neblina.

Además de lo anterior, muchos de estos organismos que viven debajo de esas hojas realizan una labor imprescindible para la recuperación de la tierra. Muchas veces dañamos la tierra con diferentes tipos de líquidos, aceites, químicos y basura, que la convierten en un lugar donde las plantas no van a crecer. Sin embargo, muchos de estos animalitos, como las lombriz roja o coqueta, realizan un trabajo extraordinario al transformar esa tierra en abono.

Nuestros alimentos provienen de la tierra. Por lo tanto es imprescindible que entendamos los ciclos que representa la naturaleza. También, cómo cada elemento que la conforma juega un papel muy importante. Aunque no lo veamos o no lo entendamos, es necesario para nuestra propia supervivencia.  En el caso de los organismos y microorganismos que viven debajo de la tierra, muchos de estos son considerados como elementos indeseables por el desconocimiento del trabajo que realizan. Sin embargo, muchos de ellos son necesarios para mantener los nutrientes, de igual forma todos estos elementos coexisten con otros elementos vivos que se convierten en nutrientes para las plantas.

Alguno de estos microorganismos incluso pueden ser utilizados para crear medicamentos y la mayoría de personas lo desconoce.

Las lombrices:

Las lombrices coquetas son un importante elemento en la agronomía y agricultura. Estas convierten los desechos en sustancias nutritivas y de ellas se puede obtener el abono natural que permitiría en gran manera la disminución de agrotóxicos que contaminan los alimentos. Se puede obtener tanto el abono en tierra como también el lixiviado conocido como humus.

Lombrices haciendo su trabajo.

Este último tiene un alto valor para las plantas y también puede utilizarse para follajes, lo que permite que las hojas luzcan muy sanas y brillantes. Su aporte está más allá de la simple ornamentación, ya que para muchas plantas significan tener vitaminas extras, que las permitirán crecer y desarrollarse muy sanas

También podemos encontrar que algunos suelos, que por el tipo de árbol, como el pino, presentan acidificación. Por lo tanto, otras plantas no crecen en los alrededores. Sin embargo existen formas para neutralizar este tipo de suelo o para plantar otro tipo de especies que son propicias con ese tipo de PH.

Una de las cosas contradictorias es notar cómo en las áreas urbanas se recogen las hojas y talan los árboles en la época en donde más calor hace y dónde los árboles tienen pocas posibilidades de subsistir.  Al estar cerca unos de otros, ayudan a que mantengan más humedad, la cual podrán retener y también convertirla en agua para poder hacerla llegar a sus raíces y a los mantos freáticos.

¿Qué podemos hacer?

  • Es muy necesario educarnos al respecto y poder aprovechar de mejor manera las facilidades que nos da la naturaleza
  • Es necesario entender que las hojas que caen no son basura está representan estas pueden utilizarse para hacer abono al mezclarlas con tierra y devolverlas de nuevo hacia las áreas donde se encuentran los árboles.
  • En esta época de verano podemos picar la tierra y contribuir regando las plantas, por lo menos una o dos veces a la semana.
  • Podemos colocar bebederos a las orillas de los árboles para que permitan mantener un poco más la humedad.
  • Recolectar la hojarasca en un lugar húmedo hasta que tenga cierto nivel de descomposición para poderla mezclar de nuevo con el lugar de donde la tomamos.

Si deseas más información de cómo hacer lombricompost y otros temas, puedes participar en nuestras capacitaciones de Educando Verde realizadas en La Cebadilla y otros lugares que mantienen toda nuestra filosofía de preservar el planeta. Puedes tener más información en nuestras redes sociales o al correo informacion@ecociudadanos.org

Share Button