La frase ‘leche de una madre’ evoca imágenes de una madre mamífera y su hijo o hija. Los mamíferos practican dar de mamar, por supuesto, pero otros animales distintos a los mamíferos tienen también un elixir rico en nutrientes, con un propósito muy similar. 

02/12/2018 – Y ahora, se encontró otra especie más, la araña saltadora. Las hembras de la especie Toxeus magnus producen algo, tan cercano a la leche, que podríamos llamarla de esta forma. Ellas producen una sustancia lechosa que a las crías les gusta tanto, que continúan regresando por más, aún después de su madurez sexual.

Investigadores en la Academia China de Ciencias realizaron este descubrimiento y la revista Science lo reportó posteriormente. Ellos estudiaron las arañas T. magnus, una especie de araña saltadora que parece más una hormiga que una araña. Los investigadores se sintieron interesados en por qué se podía observar a las arañas quedarse cerca de sus nidos durante períodos extendidos de tiempo, algunas se quedan aún después de 20 días o más.  Para ese tiempo deberían haber dejado el nido y construir el propio, para contribuir con la ‘sociedad arácnida’.

No se ha escuchado mucho del cuidado maternal de las arañas. Muchas arañas madre guardan sus huevos o les dejan alimento para cuando rompen el huevo, por lo que este hábito de la araña T. magnus no se sale del marco de comportamiento. Lo que les pareció extraño a los investigadores, fue que la madre no parecía nunca dejar el nido para conseguirles alimento a las crías y aún así, las crías crecían a un rango constante.

Uno de los investigadores, Zhangi Chen, se dio cuenta de algo extraño un día. Una arañita parecía pegada a la parte de abajo de su mamá. Cuando Chen observó más de cerca, parecía que la arañita estaba realmente succionando. Chen tomó una de las hembras adultas y la colocó debajo de un microscopio. Con un pequeño empujón a su abdomen, observó cómo salía una pequeña gota de líquido blanco. Ellos analizaron el líquido y encontraron que contenía azúcar, grasa y cuatro veces más proteína que la leche de vaca.

Eso era todo lo que las arañas necesitaban para crecer: leche de araña.


Share Button