14/01/2020 – Cada año que inicia, vemos con mucha alegría el regreso a clases como una oportunidad de adquirir nuevos conocimientos. Vemos también cómo muchos niños van adquiriendo hábitos de estudio y que más adelante, les permitirán lograr sus sueños de verse graduados o asistir a las universidades, para continuar con sus estudios profesionales.

Es muy notorio que entre la modernidad y el deseo de realizar trabajos que luzcan atractivos, muchos educadores han caído en el descuido de no tomar en cuenta la materia prima que se utiliza para la fabricación de algunos materiales.

Muchos de estos materiales, no sólo representan un riesgo para las personas, sino también en el medio ambiente. Los residuos que generan estos materiales son contaminantes y en algunos casos, tóxicos.

Un ejemplo de esto es lo que se conoce como Foamy y que viene en distintas presentaciones, colores e incluso, hay una que trae adherida brillantina. Este es un material elaborado con plástico y que resulta ser muy contaminante. Además, los residuos de este material después de ser utilizados, no reciben el tratamiento adecuado.

En el caso de la brillantina, es muy utilizada por su vistosidad y brillo. Sin embargo, es un material muy peligroso para que los niños e incluso los adultos, lo utilicen. Si la brillantina es inhalada o ingresa al organismo,  resulta muy complicado sacarlo de él. Esto se debe a que se adhiere a las mucosas, llegando a generar infecciones y en otros casos, asfixia.

Adicional a ello, también los globos son utilizados frecuentemente en actividades diversas. Estos objetos están fabricados de latex y cuando terminan su vida útil, generalmente caen en cualquier lugar. Debido a sus colores, las aves, peces y mamíferos los confunden con alimento, quienes mueren al ingerirlos.

Otros materiales muy comunes son el duroport y el papel de china. Los componentes de estos materiales son altamente tóxicos. Pero al haberse popularizado en el comercio y por su bajo costo, son requeridos en las listas escolares y también universitarias.

Acciones que podemos realizar al respecto:

  • Como educadores, es necesario tener mayor información sobre los materiales como la brillantina, globos, foamy, gomas o duroport, que son tóxicos para la salud y dañinos al medio ambiente y sustituirlos por otros.
  • Pedir los cuadernos que realmente se van a utilizar en el año, por ejemplo los multimateria y si fuera necesario pedir al final del ciclo otro más pequeño.
  • Reducir la cantidad de papel y cuadernos utilizados, tanto si estos son de pulpa nueva o papel reciclado representan un gran daño ambiental.
  • Reutilizar los materiales sobrantes para distintos fines y disminuir la cantidad de desechos.
  • Como padres de familia, fomentar en los niños la Reutilización de materiales, cuadernos y utensilios de otros años para evitar generar desperdicios y o desechos.
  • Sugerir o solicitar en lso centros educativos la disminución del uso de los materiales antes mencionados.

Como podemos notar, lo que mencionamos con anterioridad pone en evidencia la falta de conocimiento de lo que hoy en día está al alcance de muchos niños, pero que además de ser dañinos para el medio ambiente, también representan un riesgo para quienes lo utilizan.

Si deseamos sustituirlos por materiales más amigables con el medio ambiente y menos tóxicos, es necesario leer las etiquetas. Elegir materiales elaborados con componentes orgánicos como las tintas de soya o a base de agua, adornos que no generen desechos o que puedan ser utilizados en más de una ocasión, transformados en nuevos proyectos y aún mejor, que sean de utilidad posterior a su elaboración en el salón de clases.

Si deseas realizar actividades como voluntario de Ecociudadanos o nuestros programas de Educando Verde, pueden contactarnos en nuestras redes sociales abajo o al correo información@ecociudadanos.org

Share Button