18/02/2020 – Este año ya ha sido pronosticado con el efecto Del Niño. Esto significa que la época seca será más intensa. No sólo eso, recientemente se supo que el agua potable tendrá que ser racionada debido a que está escaseando. Pero lo que nos ha llevado hasta aquí no ha sido un solo factor. Ha sido el conjunto de muchas otras causas que, conjugadas, han llevado a que cada día exista menos agua potable para consumo humano y para otras especies.

Vemos cómo las industrias utilizan grandes cantidades de agua, tanto para los procesos fabriles para producción de diferentes productos. Tal es el caso de la ropa, las bebidas embotelladas, las cuales consumen gran cantidad de agua. Los procesos en los cuales se recicla también, pues para poder procesar los materiales y puedan ser utilizados nuevamente, requieren ser lavados. Aunado a todo lo anterior, en nuestro país muchas de estas fábricas vierten los desechos en los ríos sin previa purificación. Esto ha convertido a ríos como el Villalobos, entre otros, en un desagüe y ha contaminado sus aguas, al igual que el lago de Amatitlán. Esto mismo se repite en el interior del país.

La contaminación de los ríos, lagos y otros afluentes de agua bebible, también es una consecuencia de la falta de responsabilidad de las personas a cargo de las empresas y de los individuos en forma particular. Esto porque al no prever ni cumplir con normas  y procedimientos que eviten que el agua potable sea contaminada, perjudican a la sociedad. Esto también disminuye las afluentes o las fuentes de donde se puede obtener agua potable.

Al igual en el interior de la república, cada vez más áreas o el cambio de uso de tierra de bosques nativos para áreas de cultivo, ha hecho crecer la deforestación. Con ello, disminuye la posibilidad de captar agua hacia los mantos acuíferos. Esta no es la única causa. La leña es usa hoy en día en muchos hogares y también en algunos procesos fabriles, pizzerías, panaderías y cementeras, incluida la capital.

Aunado a esto, vemos cómo proyectos como hidroeléctricas, minería y similares, han deforestado grandes áreas. Esto ha disminuido la cantidad de bosques y de áreas forestales, que son vitales para captar el valioso líquido y que hoy en día empezamos a notar seriamente sus consecuencias.

Sobre todo en la capital, no se nos escapa la gran cantidad de construcciones que existen en la actualidad y la deforestación cada vez más tangible. Los pocos árboles que quedan son maltratados o sustituidos por árboles que apenas empiezan a crecer. Los grandes árboles que hacían su trabajo purificando el aire y captando agua, están desapareciendo en todas las zonas urbanas. En su lugar, siguen apareciendo grandes edificaciones, que en su mayoría no tienen ningún área verde que sustituya el trabajo que estos grandes árboles realizaban. Desde hace mucho tiempo esto lo podemos ver en diferentes zonas como zona 13, 14, 6, 18, 11, carretera al El Salvador y muchas otras o pulmones como El Naranjo y Cayalá, que en otras ocasiones fueron argumento y que ahora ya muchos se les ha olvidado.

Sabemos que los árboles juegan un papel muy importante para la captación de agua. Sin embargo, en su lugar vemos cada vez más cemento y banquetas, con diminutos espacios para que los arboles capten agua y que puedan sobrevivir y dar frescura al ambiente. Pocos lugares como San Cristóbal el Alto han elegido tener jardines en lugar de banquetas, y con ello han contribuido a mantener la humedad y clima agradable del lugar.

¿Qué podemos hacer como individuos ante esta situación,  donde Guatemala estará empezando a sentir más intensamente la escasez de agua?

Ser racionales en el uso del agua con acciones tan simples cómo:

  • Cerrar el grifo mientras nos lavamos las manos.
  • Usar un vasito para lavarnos los dientes.
  • Bañarnos en el tiempo que dura una canción de 5 minutos, cerrar el grifo mientras nos enjabonamos, por ejemplo. Esto permitirá que nosotros reduzcamos el consumo de agua.
  • Evitar el uso de desechables ya que producirlos requiere de grandes cantidades de agua. No vayamos a caer en el error de pensar que para no lavar platos utilizaremos desechables el agua que consume lavar platos es 100 veces menos de la que se utiliza para producir un desechable.
  • Si deseamos lavar el carro hacerlo con agua reutilizada o como una esponja y una cubeta en lugar de con una manguera.
  • Para el lavado de los platos podemos utilizar un recipiente donde enjabonamos los platos primero y luego desaguarlos con agua limpia y de este modo disminuir la cantidad que se utiliza mientras se lava.
  • En el tema de consumo, tratar de comprar menos bebidas embotelladas o envasadas ya que estás requieren de gran cantidad de agua en su producción.
  • Imprimir menos, utilizar menos papel, ya que su producción implica gran consumo de agua, igual si es reciclado.
  • Si pensamos en construir, hacerlo de forma que mantengamos los árboles, áreas verdes y naturaleza, construcciones sustentables y tomar en cuenta ya los pocos árboles que van quedando.

Cuidar y preservar los recursos del planeta es responsabilidad de todos, hacer el esfuerzo individual y asumir nuestra responsabilidad al respecto es algo necesario y urgente. Participa activamente en estos cambios empezando en tu casa. O actuamos ahora, o nos quedamos sin agua potable.

Si deseas más información sobre el uso correcto del agua  y otros temas, ser voluntario en Ecociudadanos o participar en nuestras capacitaciones de Educando Verde, EcoTrips, en lugares que mantienen toda nuestra filosofía de preservar el planeta. Puedes tener más información en nuestras redes sociales o al correo informacion@ecociudadanos.org

Share Button