08/07/2020 – Se lamen la nariz, se acurrucan contigo en el sofá y hasta destruyen un zapato ocasionalmente. Pero los perros en las familias también fomentan la salud física y emocional de los niños de la familia. Según un nuevo estudio, esto se realiza cuando los niños juegan y salen a caminar con ellos.

Investigadores australianos encontraron que los niños de 2 a 5 años que tenían perros en casa, eran menos propensos a problemas de conducta o con sus compañeros. Asimismo, eran los más propensos a mostrar comportamientos sociales sanos, como compartir y cooperar.

El estudio se publicó en el portal Pediatric Research (Investigación Pediátrica, en español). En el mismo, los científicos de la Universidad de Austrlia del Oeste reunieron datos de 1,646 padres. Ellos les preguntaron si tenían al menos un perro en casa y de tenerlo, cuánto interactuaba con el o los niños de la familia. Los padres también completaron un cuestionario que medía el desarrollo social y emocional infantil.

“Seguimos confirmando que tener un perro en casa puede brindar beneficios fantásticos para el desarrollo social y físico de los niños,” dijo en un comunicado de prensa el autor principal, Hayley Christian, profesor asociado de la Universidad de Australia del Oeste.

“Nuestra investigación anterior mostró que las mascotas pueden ser de particular ayuda para los niños en edad escolar. Esta nueva investigación muestra que los beneficios se reciben aún antes, desde los primeros años de vida.”

Share Button