24/03/2020 – Existen tres grandes grupos en los cuales se clasifican los desechos: orgánicos, inorgánicos y tóxicos. El manejo de desechos tóxicos es de gran relevancia, ya que los mismos también se encuentran presentes en nuestros hogares. Podemos clasificarlos como Material Médico Hospitalario y  Residuos Sanitarios.

En el material médico hospitalario, podemos mencionar jeringas, gasas, mascarillas, guantes etc. En los residuos sanitarios están el papel higiénico, toallas sanitarias, tampones, pañales desechables, mascarillas desechables, rasuradoras y hojas de afeitar entre otros.

Hoy en día, debido a la contingencia actual en el tema del coronavirus se ha hecho necesario la utilización de mascarillas de protección. Existen diferentes clases, clasificadas de acuerdo a su material al uso que se les va a dar. Las mascarillas de protección básicamente son utilizadas para el resguardo de salpicaduras y microorganismos. De respiración que sirven para evitar que se inhala en sustancias contaminantes.

El tercer grupo son las mascarillas especializadas. Su uso está destinado para evitar el contagio de enfermedades respiratorias y vapores qué pueden provenir de gases químicos y también orgánicos. La mascarilla debe estar certificada por el National Institute for Occupational Safety and Health –NIOSH, por su siglas en inglés. Las que utilizan médicos, salubristas y en general personal que labora en áreas de salud o expuestos a condiciones toxicas o de riesgo, debido al trabajo que realizan es imprescindible que cuenten con ellas para protegerse de alguna contaminación, ya que están más expuestos que el resto de la población.

Las mascarillas son utilizadas como una protección del sistema respiratorio. Tienen varios usos, desde protección cuando hacemos limpieza a cuando vamos a estar en lugares con mucho polvo. Sin embargo en este momento las mascarillas están siendo utilizadas para un resguardo de contaminación de enfermedades, como mencionamos anteriormente.

También en el segmento de la alimentación es muy importante el uso de la mascarilla, ya que están preparando alimentos y que posteriormente serán consumidos por otras personas. Esto también puede poner en riesgo las salpicaduras, las mascarillas no sólo protegen el producto final, sino también la materia prima con que se están elaborando los alimentos.

Respecto a las mascarillas desechables, los materiales especiales para su fabricación pueden ser papel o tela impenetrable. Su función principal es absorber las partículas que quedan en el aire e impedir que estás ingresen al sistema respiratorio, al igual que el ingreso de vapores o salpicaduras. Su diseño se basa el reducir la exposición a las sustancias que sean perjudiciales a la salud.

Su tiempo de vida útil dependerá tanto del material que está hecho, como del uso que se le está dando a la misma. Algunas podrían tener de 2 a 5 horas, las más resistentes. A pesar de ello, posterior a su uso deben ser desechadas ya que a medida que el tiempo pasa, los materiales pierden su consistencia. Esto hace que no funcione en condiciones óptimas y disminuya la protección que se desea.

Manejo incorrecto de este tipo de residuos:

Vemos en las calles y notamos como gran cantidad de personas están ya utilizando mascarillas. Sin embargo, también encontramos tiradas en las calles varias de ellas en diferentes lugares. Y nos hacemos la pregunta ¿al desechar su mascarilla, se coloca con el resto de la basura o se separa? En los hogares tampoco existe la cultura de separación de desechos. En su gran mayoría y como tal, las mascarillas se van juntas con el resto de basura.

Mascarillas simplemente tiradas al medio ambiente.

En Guatemala carecemos de un sistema moderno de manejo de desechos y falta educación ambiental respecto a la separación de basura de nuestros hogares, oficinas y lugares de trabajo. Por lo tanto, es poco probable que muchas personas hayan reflexionado al respecto de clasificar o disponer de las mascarillas en un recipiente por separado.

También vemos cómo las personas del servicio de extracción de basura siguen trabajando, sin protección alguna. Estas personas llevan las bolsas negras de basura o bolsas plásticas de alguna tienda comercial con su publicidad impresa, quienes aún siguen dándolas, al modo de siempre, todo revuelto y sin ninguna identificación de lo que va dentro.

Lo anterior se convierte en un foco contaminante. Posteriormente, podría derivar en algún otro problema sanitario adicional a los que ya tenemos. Estas bolsas al final terminan en el relleno sanitario del lugar, en las carreteras, basureros clandestinos y muchas otras en ríos, lagos y playas.

También en otros países está ocurriendo este tipo de problema, pues vemos publicaciones donde muestran varias mascarillas extraídas del mar. Este es un problema mundial que podría generar miles de toneladas de desechos. Si hacemos un comparativo, solo en Guatemala somos 17 millones de habitantes aproximadamente. Si cada uno utilizara una mascarilla diaria, tendríamos 17 millones de mascarillas de desecho tóxico-sanitario al día.

Como vemos, esas útiles mascarillas se convierten en un ente portador de gérmenes y de contaminación tóxica para el planeta. Vale la pena reflexionar y caer en la cuenta que la situación actual también fue causada por el descuido al Medio Ambiente.

En varios lugares, las personas tienen la creencia o costumbre de quemar la basura. Con esto consideran que ya se solucionó el problema. Completamente incorrecto. Esto genera gases tóxicos que dañan la salud y el Medio Ambiente. Además, si son fuegos no controlados en un área boscosa, son los inicios de incendios que podrían ser incontrolables.

Manejo correcto:

Como Ecociudadanos responsables la disposición final de los residuos tóxicos y sanitarios recae en cada individuo. Existen empresas especializadas en el manejo de este tipo de residuos y son quienes se hacen cargo del manejo correcto y disposición final de los mismos.

  • Retirar la mascarilla de acuerdo a las instrucciones de uso en la etiqueta. Lo mismo si utiliza guantes.
  • Colocarla en un recipiente por separado y etiquetado para que pueda ser identificado el tipo de residuo.
  • Verificar si hay hospitales o centros de salud en las cercanías de su casa, comunidad o residencia donde reciban este tipo de residuos.
  • Si tiene la posibilidad llevar este tipo de residuo a  las empresas que manejan desechos hospitalarios. Algunas las reciben en lugares establecidos para ello.
  • No prestar la mascarilla a otras personas, es de uso personal.
  • Reemplazarla de acuerdo a las especificaciones de la etiqueta y número de horas para las cuales fue fabricada.
  • Si existe una persona que tiene algún padecimiento de alguna enfermedad infectocontagiosa en casa lo más recomendable enviarlos con las empresas que manejan este tipo de residuos.

Como podemos notar, aún hay muchos aspectos de salud que debemos prever a futuro, uno de ellos y muy importante es la correcta disposición de los desechos desde nuestros hogares y en forma individual. Y tú ¿ya clasificas tus desechos? Si deseas aprender más de cómo clasificar desechos, Reducir la gran cantidad de los mismos o hacer algo útil con ellos puedes seguirnos en nuestras publicaciones e informarte más sobre estos temas en Educando Verde, contactarnos a informacion@ecociudadanos.org o a nuestras redes sociales que aparecen abajo.

Share Button