21/08/2019 – Nos enteramos hoy en día y cada vez con más frecuencia de la disminución de la fauna en general. Cuando hablamos de fauna marina, mucha de la información que se difunde está relacionada a la sobrepesca y también por la contaminación de los océanos por el exceso de plástico, derrames de petróleo y químicos que llegan hasta ellos en diferentes formas.

Sin embargo, también los mitos y costumbres son un factor que les afecta en gran medida. Sobre todo porque han sido difundidos por generaciones y se cree que los mismos son ciertos, sin poner en duda su efectividad o si han sido heredados por simple costumbre.

Uno de ellos es el consumo de huevos de parlama. Estos han sido considerados afrodisiacos y por lo tanto, los nidos son depredados para venderlos a quienes dan por hecho que esta creencia es verídica.

Hace más de una década existen leyes que han puesto en sobre aviso que la tortuga de Parlama es una especie protegida y en vías de extinción. Existe también una regulación respecto a la comercialización de los huevos. Aún así, el consumo de los mismos sigue siendo algo aceptable por quienes creen en tales costumbres.

Es algo preocupante que en esta semana se han encontrado dos tortugas muertas en las playas del Puerto San José. Según comenta la Bióloga especialista en tortugas, Alejandra Mérida, “…por lo general aparecen algunas muertas en cada temporada. Pero el año pasado hubo un número elevado de muertes por ingesta de plástico. Este año apareció ya una por acá (Hawai), hace unas semanas y al parecer la abrieron para sacarle huevos…” y las dos encontradas esta semana en el Puerto San José, una por el administrador municipal de la playa y otra por agentes de DISETUR, ambas estaban muertas al llegar a la orilla.

Sin embargo, esto parece pasar desapercibido para la mayoría de personas. Se enteran únicamente en la localidad y para algunos de ellos, sobre todo los que comercian con los huevos, esto es simplemente un  medio de subsistencia. En otros casos, es en los barcos que atracan en la costa en donde pescan a las tortugas para sacarles los huevos. Luego las devuelven muertas al océano.

Otra especie de las más afectadas son los tiburones. En algunas culturas consideran que sus aletas son afrodisiacas. Los tiburones son pescados específicamente para cortarla y luego, los dejan aún con vida, pero sin posibilidades de supervivencia. Uno de los países que ha puesto mucho interés en este tema es Costa Rica, donde se han desmantelado lugares donde se traficaba ilegalmente con las aletas de tiburón. El mayor daño es que generalmente los tiburones que pescan para este efecto son los más jóvenes, mermando con ello en una forma considerable la población de estos.  

Otro beneficio curativo es generalmente algo que suelen atribuirle al aceite que extraen de los tiburones. En varios lugares como una venta informal se observa este aceite. Sin embargo, ese mismo beneficio curativo podría ser obtenido de plantas y frutos como el morro, sin necesidad de asesinar fauna marina, que considerada en riesgo de extinguirse.

Otra especie que no se salva de estos mitos son las ballenas. De este animal se extrae el semen para utilizarlo en productos de belleza. Este semen tiene la fama de ser beneficioso para el cutis. Sin embargo, como mencionamos con anterioridad, este mismo beneficio podría obtenerse de productos orgánicos que no implican la muerte de un cetáceo.

En Guatemala podemos encontrar una gran variedad de fauna marina. Sin embargo, a menos que vivamos en alguna de las áreas costeras, el hecho de estar al tanto de lo que sucede con ello es poco relevante. Algunas organizaciones como Semillas del Océano ha trabajado con este tema en las costas del Atlántico. Ellos fomentan un mejor comportamiento, lo cual es una labor que lleva mucho esfuerzo y tiempo, para lograr cambios significativos.

También tuvimos la oportunidad de conocer la Poza del Nance, en la Empalizada, Sipacate. Este lugar es considerado uno de los santuarios en donde las especies como las tortugas de Parlama son protegidas, se fomenta su protección y cuidado. En este lugar, organizaciones como la Choza Chula, promueven actividades que apoya a las comunidades a un mejor comportamiento ambiental.

En el lado de las costas del Pacifico, hemos visto como el tema de lograr playas con menos basura es algo que se difunde durante las épocas de Semana Santa o vacaciones. Pero en el resto del año, no hay mayor visibilidad de lo que allá ocurre.

Las costumbres y mitos muchas veces son totalmente contradictorios a lo que sustentan, pues en el tema de los huevos de Parlama los mismos son dañinos a la salud, pues contienen gran cantidad de metales pesados y veinte veces más colesterol que los de una gallina. Según investigaciones del doctor Wallace J. Nichols, del Blue Ocean Institute

Es por eso mismo que consideramos es muy importante que cuando pensemos ir a las playas, también pensemos y reflexionemos sobre nuestras acciones personales. En cómo estas acciones están repercutiendo en el planeta y que algunas creencias de antaño podrían no ser ciertas.

Como acciones personales podemos realizar acciones como las que ponemos a continuación.

  • Evitar el consumo de huevos de parlama, aceite de tiburón o productos provenientes de fauna marina y que atentan contra la especie.
  • El contrabando es un delito, cuando compramos productos de fauna marina que provienen de este ilícito nos convertimos en cómplices, si no han comprador la oferta disminuye o desaparece.
  • Informarnos más sobre temas que consideramos no conocemos y saber si esas creencias son realmente verdaderas.
  • Buscar opciones en productos y medicinas orgánicas más que en las provenientes de animales.
  • Promover acciones en favor de la conservación de la fauna marina.
  • Apoyar iniciativas que actúen en la conservación del planeta, fauna, flora y especies en vías de extinción.
  • Ser agentes activos e involucrarnos en organizaciones que trabajan en el tema en el cual buscamos incidir.

Como podemos ver, hay muchas formas en las que como individuales podemos tomar acciones más positivas e incidir en la vida de otras especies, ser cada día un mejor Ecociudadano es responsabilidad de todos.

Si deseas participar en nuestras actividades e informarte más sobre estos temas de Educación Ambiental y programas de Educando Verde y voluntariado puedes contactarnos a informacion@ecociudadanos.org o a nuestras redes sociales que aparecen abajo.

Share Button