19/11/2019 – El viernes 15 de noviembre pasado, el máximo dirigente de la Iglesia Católica dijo que “Nosotros debemos introducir (lo estamos pensando) en el catecismo de la Iglesia Católica, el pecado contra la ecología, el pecado ecológico contra la casa común, porque es un deber”. Este comentario fue parte de su discurso durante una audiencia concedida a los participantes del 20º Congreso Mundial de la Asociación Internacional de Derecho Penal, con el tema “Criminal Justice and Corporate Business”.

En esta línea, el Papa Francisco recordó que los participantes al Sínodo de la Amazonía propusieron “definir el pecado ecológico como una acción u omisión contra Dios, contra el prójimo, la comunidad y el medio ambiente”.

“Es un pecado contra las generaciones futuras y se manifiesta en actos y hábitos de contaminación y de destrucción de la armonía del medio ambiente, en transgresiones contra los principios de interdependencia y en la ruptura de las redes de solidaridad entre las criaturas”, explicó el Papa.

Además, el Pontífice afirmó que “el ‘ecocidio’ debe entenderse como la pérdida, daño o destrucción de ecosistemas en un territorio determinado, de modo que su disfrute por parte de los habitantes se haya visto o pueda verse gravemente afectado”. Añadió que “se trata de una quinta categoría de crímenes contra la paz, que debería ser reconocida como tal por la comunidad internacional”.

Share Button