16/06/2020 – Ante un escenario que nos plantea una gran problemática a nivel de salud, también podemos ver que encuentren otros factores son inminentemente necesarios. Necesarios, para prevenir que situaciones más críticas se presenten en nuestro planeta.

Hemos mencionado el calentamiento global y el cambio climático como una gran sombrilla debajo de las cuales existen diferentes circunstancias que agravan la situación. Sin embargo, como seres que necesitamos sobrevivir, los humanos nos concentramos en nuestras necesidades básicas para poder seguir adelante. No concentramos también en mantener un estatus quo similar al que hemos tenido previo a la pandemia.

.

Esto no es permisible para muchas personas que perdieron su empleo. Tampoco para quienes sus negocios están apenas sobreviviendo y más crítico aún si se encuentran con deudas millonarias.

La economía:

A pesar de ello, todos los aspectos económicos resultan mínimos, al compararse con los aspectos ambientales que podrían mejorar inigualablemente la vida de muchas personas y cambiar nuestro panorama ambiental, social y económico. Si tan solo nos enfocaremos en tener una nueva visión de cómo afrontar nuestro futuro.

Una de las soluciones más viables es entender que “menos es todo lo que necesitamos”. Recapacitar y buscar dentro de nuestros hábitos todo aquello superfluo e innecesario que hasta el día de hoy habíamos venido teniendo y sobre todo, que ha sido fabricado o elaborado a partir de la depredación de la naturaleza.

Una gran cantidad de artículos que consumimos son producidos a partir de materiales fósiles. Este es el caso de los plásticos y de la sobreproducción de alimentos procesados que contienen gran cantidad de elementos artificiales y químicos. Además, estos alimentos han sido producidos a costa de depredar bosques áreas silvestres y con métodos rudimentarios de producción agrícola.

A la par de esto también vemos que existe desnutrición en el área rural y en el área urbana. En Latinoamérica existen muchas personas cuyos índices de pobreza, desnutrición y falta de conocimientos para tener alimentos, les impiden actuar de forma razonable y saludable.

Es necesario ser más reflexivos respecto a la forma en que hemos actuado en la anterioridad. Se habla de una nueva realidad o una nueva normalidad. Sin embargo, muchos países empiezan a retomar las mismas medidas antes de la pandemia. Al parecer, no hemos aprendido. Lo mismo está sucediendo en Guatemala. Podemos ver cómo la parte de reinventarnos se ha convertido en hacer lo mismo pero en forma virtual; con los mismos hábitos contaminantes, con los mismos productos llenos de basura de empaques innecesarios. Incluso ahora, con hábitos mucho más contaminantes que simplemente cambiaron su forma de distribución y de captar negocios.

Ante esta realidad, valdría bastante la pena pensar que este solo sería la primera de las pandemias que pudieran suceder, pero que el cambio climático sigue sin detenerse. Por ello vemos inminentemente necesario que adoptemos hábitos más amigables con el medio ambiente, pero que también nos permitan tener una vida de calidad y no una vida comprometida con el consumismo.

Qué podemos hacer:

  • Establecer nuestras prioridades y buscar dentro de todo lo que estamos acostumbrados a realizar, cuáles cosas son innecesarias o que ya no se adaptarán en los diferentes escenarios que se plantean afronta futuro.
  • Recapacitar sobre el tipo de Educación que hemos dado a nuestros hijos, o a las nuevas generaciones y enfocarnos en las nuevas metodologías que permitirán una mejor adaptación en los años venideros.
  • Reconectarnos con la naturaleza, encontrar todas aquellos comportamientos que no necesitan fórmulas complejas ni aditamentos artificiales para poder disfrutarlas.
  • Dejar de compararnos con lo que los otros tienen y situarnos en nuestra realidad y posibilidades, para poder disfrutar al máximo lo que actualmente tenemos.
  • Entender que un paso a la vez es lo que necesitamos los planes de largo plazo son inciertos, por lo tanto debemos aprender a tomar decisiones menos futuristas y más realistas.

La naturaleza nos da grandes enseñanzas a medida que va creciendo adaptándose. Aprendamos entonces de la naturaleza y de la simpleza de vivir una vida de calidad a través de comportamientos responsables primero con nosotros mismos con nuestra familia con nuestro entorno y con todos los otros seres vivos que habitan en este planeta.

Es largo el camino por recorrer para afrontar este gran reto, el cambio gradual de hábitos y comportamientos insanos para nosotros y el medio ambiente requiere de voluntad y disciplina, pero es posible lograrlo si estás dispuesto a tener una vida de calidad. Como Ecociudadanos estamos comprometidos por un mejor planeta para todos los que lo habitamos, ¿Nos acompañas?

Si deseas aprender más sobre Economía Colaborativa y Economía Circular , capacitaciones y talleres, puedes seguirnos en nuestras publicaciones e informarte más sobre estos temas en Educando Verde. También puedes contactarnos a informacion@ecociudadanos.org o a nuestras redes sociales que aparecen abajo.

Share Button