11/09/2019 – Es muy poco probable que un abejorro tenga acceso a una reina. La mayor parte del macho de las abejas, tal vez una vez en su vida se acercan a una. Y la abeja, por su parte, es uno de los miembros más ocupados del enjambre.

Así que, ¿qué hace el humilde abejerro para asegurarse que la reina lo recordará? ¿Llevar un ramo con polen?

Varios investigadores en la Universidad de California, Riverside, sugieren que el abejorro recurre a algo más químico: un toxina que la vuelve ciega.

Un un artículo publicado por el diario eLike, científicos describen cómo los abejorros están tan desesperados por ser el único para la reina, que intentan incapacitarla con las toxinas de sus semen.

La meta no es impresionar a la reina, sino asegurarse que el abejorro gana la carrera de preñar a la hembra, por sobre sus rivales. Las probabilidades que una abejorro logre introducir su semen en la reina son mucho menores, conforme aumenta el número de abejorros con quienes la hembra a interactuado.

La ceguera de la reina es temporal, dura entre 24 a 48 horas. Pero es suficiente para que no pueda volar. Y si no puede volar, no puede compartir con más abejorros.

“El abejorro desea asegurarse que sus genes están entre los que pasan a la siguiente generación, impidiendo que la reina interactúe con otros machos,” dijo Boris Baer, autor del estudio. “Ella no puede volvar, sino puede ver de forma apropiada”.

Share Button