Los científicos no logran explicar por qué los bebés y niños pequeños parecen resistentes a esta epidemia.

17/02/2020 – Usualmente, los humanos más vulnerables a las enfermedades nuevas son los niños, ancianos y personas con un sistema inmune comprometido. Ha sido bastante similar con el coronavirus, con una sola excepción. Por alguna razón misteriosa, los niños no se enferman y los científicos no encuentran una explicación de por qué no.

Un nuevo estudio que sondeó a los enfermos de esta virus en China, determinó que sólo habían infectados nueve niños menores de un año. Este número es muy sorprendente, tomando en cuenta que hay más de 65,000 personas infectadas en China, hasta el 14 de febrero de 2020. Ninguno de estos nueve casos desarrolló complicaciones severas, pues sólo reportaron fiebres leves y algunos pocos síntomas respiratorios, reporta el portal Science News (Noticias de las Ciencia, en español).

Este reporte se emitió poco tiempo después de otro estudio reciente, que no encontró evidencia de que el coronavirus (llamado también COVID-19), se pudiera transmitir de una mujer embarazada a su feto. Este estudio tomó en cuenta la sangre del cordón umbilical y la leche materna de la madre. Ambos fluidos dieron negativo al ser analizados. Los investigadores no determinaron si se pudiera transmitir vía parto vaginal. Sin embargo, dado que no hay ningún reporte de una transmisión por esta vía, puede afirmarse que sería muy raro si llegara a ocurrir.

Esto puede significar que los bebés son más resistentes al virus. Esto podría dar pistas de cómo funciona el virus y cómo los médicos debieran tratarlo. Al momento, no está claro por qué los niños, mientras menos edad, menos riesgo presentan de infectarse. Es posible que el virus afecte de otra forma a los niños, como la varicela. La varicela muestra síntomas más leves, mientras menos edad tiene el niño.

Las autoridades chinas hicieron notar que aunque se han identificado sólo nueve casos de niños infectados, debido a su hospitalización; esto no significa que no sean susceptibles a contraer la enfermedad. Es muy posible que se contagien en una proporción similar y la re transmitan también, pero que no muestren síntomas severos. Todos los niños identificados como portadores del virus, tenían al menos un miembro de la familia infectado.

Un dato interesante, es que también se reportaron muy pocas hospitalizaciones cuando surgieron las epidemias de SARS y MERS. Estos dos virus, son tipos similares al coronavirus COVID-19.

Share Button