16/03/2020 – Si podemos resumir lo que sucede en la actualidad, podría ser en la frase: “sólo dos por cliente”.

Cualquiera se pone ansioso cuando el mundo toma un giro incierto. Muy a menudo, la ansiedad la manejamos a través de compras basadas en pánico.

Un estudio publicado el año pasado en el portal Investigaciones del Consumidor, determinó que las personas compran en momentos turbulentos, como forma de mantener un cierto control sobre sus vidas. Y no necesariamente es más ropa o accesorios. Los investigadores hicieron notar que los artículos para la vida diaria (específicamente, de limpieza), tienden a desaparecer de las tiendas más pronto.

La compra masiva del papel de baño, como producto fundamental de limpieza, representa nuestros miedos más fundamentales. Un enemigo invisible está entre nosotros. Está cerrando fronteras, forzando a las personas a quedarse en casa, desconectando al público de todo conforme avanzan las malas noticias sobre el coronavirus.

Muchas personas están acumulando su papel de baño porque, en tiempos de incertidumbre, necesitamos aferrarnos a algo. Para algunos, tal vez esa montaña de papel higiénico les da seguridad.

La verdad sobre el papel higiénico:

El tema es que, realmente el papel no va a ningún lado. Aunque se vean pasar rollos y rollos de papel higiénico en las cajas, parece que nadie se percata de un factor escencial: no hay escasez de papel higiénico.

Como lo señala el diario estadounidense The New York Times, los vendedores que ven sus estanterías vacías a menudo las pueden llenar al día seguiente. Los fabricantes de papel higiénico producen más y se vende más.

Sin embargo, las enfermedades respiratorias no requieren más papel higiénico para su cuidado.

“Nadie realmente gasta más papel higiénico. Simplemente, está acumulándolo en casa”, indica en el artículo antes mencionado, el Presidente de la empresa productora de papel Precision Paper Converters. “¿Qué sucederá cuando la crisis termine y se tenga todo ese papel en casa?”

Probablemente lo mismo que sucederá con los antibacteriales y detergentes. Luego de la crisis, todos comprarán menos. Si los productores deciden aprovecharse de la demanda y constantemente producir más, más adelante no podrán vender lo producido.

Como publicamos recientemente, es incluso, más inteligente comprar a domicilio o en linea. A través de las redes sociales o una applicación. eso sí, definitivamente, le evitaría exponerse.

Share Button