28/01/2020 – Día con día encontramos noticias que cada vez hay más basura por todas partes. Esto es el resultado de nuestro consumo. A pesar de existir las otras R’s, Reusar y Reciclar, Reducir es la más importante de todas, ya que con ello lograríamos detener es excesiva generación de basura cotidiana

En algún momento de nuestra vida, no hemos caído en la cuenta o no nos hemos puesto a recapacitar, ¿qué sucede con nuestra basura que generamos día con día? Sin embargo, muchas empresas consideran que vender artículos desechables es su prioridad, siguen fomentando este tipo de comportamiento, sin importar el tipo de material que nosotros utilizamos. Hay empresas que promueven el consumo ya sea plástico, cartón o los llamados biodegradables. Es de suma importancia poder detener este ciclo para que la cantidad de basura generada disminuya.

Evita la bolsa para el concentrado de tu mascota, por ejemplo.

Es de gran importancia recalcar que más que sustituir un desechable por otro, lo más importante es “erradicar ese comportamiento de usar desechables”. Esto, junto con modificar nuestro actuar y volver a usar artículos reutilizables. Aunque lo desechable es más “práctico”, hace un gran daño al planeta y sobre todo a nuestra salud.

Uno de los ejemplos más comunes son los vasitos desechables que se utilizan en ventas cuando las personas transitan por la calle. Son usualmente del mismo tipo que recibimos al comprar un café o alguna bebida en algún restaurante de comida rápida. El colmo es cuando llegamos a algún lugar a consumir y nos excedemos de la cantidad y nos entregan un recipiente desechable con una bolsa e incluso con cubiertos desechables.

Hace algunos años, cuando se dieron plagas y diferentes tipos de enfermedades, las personas optaban por llevar sus propios platos. Uno de los materiales más utilizados era acero inoxidable. Este material se usó mucho debido a su durabilidad y también porque no guarda gérmenes. Cada persona que llevaba su plato y sus cubiertos se garantizaba que no iba a adquirir bacterias o microbios de ninguna otra persona, ni tampoco se iba a infectar con estos.

Para la mayoría de personas lavar platos es un martirio. Por eso, optan por utilizar desechables, ya que lo consideran muy práctico. Sin embargo, hoy en día hay una gran cantidad de opciones en el mercado. Ahora, podemos encontrar incluso lavadoras portátiles de platos y que podemos llevar a diferentes lugares. Evitar lavar platos y “desperdiciar” agua, es un argumento que muchos utilizan para sustentar la venta de platos desechables.

La realización o producción de bolsas platos y cualquier otro tipo de artículo desechable no solamente se refiere al momento en que se consume, también en el momento de la producción. Esto implica uso de agua y lo que se conoce como huella hídrica. También, incluye el uso de energía eléctrica y que se conoce como huella de carbono. Estos dos elementos juntos representan la huella ecológica, lo cual significa cuánto cuántos recursos del planeta debemos utilizar para simplemente un producto que vamos a usar por unos minutos o por un corto tiempo.

Pero reducir no solo se restringe a los artículos de usar y tirar. También implica la compra de productos que no vengan sobre empacados o que su recipiente sea desechable. Entre estos últimos están el jabón, el shampoo, detergente, artículos de limpieza o cualquier otro líquido que compramos en envases de plástico desechables.

Cada vez más artículos vienen empacados en presentaciones más pequeñas e incluso, en porciones de menos de una cucharadita Este es el caso de los sobrecitos de sal, azúcar y otros tantos de este tipo, incluyendo palillos empacados en forma individual en un sobrecito plástico.

Algunas soluciones:

  • Recapacitar y adquirir nuestros propios platos cubiertos y recipientes para nuestra comida cuando comemos fuera del hogar
  • Llevar nuestros recipientes para comprar a granel cuando salimos de compras
  • Llevar nuestras bolsas de reúso para cuando salgamos de compra. Mejor si la bolsa es de manta, algodón, brin o algún material de origen orgánico.
  • Empezar a cambiar nuestros hábitos de limpieza e higiénicos y también comprar a granel jabones y materiales de limpieza
  • El jabón y el shampoo hoy en día ya vienen en forma sólida, en barra o pomos.

Al darnos cuenta de estos aspectos, nos ayuda para asumir nuestra responsabilidad individual. Esto nos lleva a tener cambios colectivos, la basura y desperdicios son el reflejo de nuestro consumo. Ser Ecociudadanos también incluye lo que ingerimos y compramos, informarnos y saber que nos beneficia es una ardua tarea. Parte de nuestros programas de Educando Verde, capacitaciones sobre Economía Circular y otros temas relacionados. Si deseas más información puedes escribir a informacion@ecociudadanos.org o en las redes sociales de abajo.

Share Button