18/07/2019 – Entramos en la época lluviosa y esperábamos que todo empezara a reverdecer a nuestro alrededor. Sin embargo, nos llevamos la sorpresa que no llueve tanto. Para quienes estaban enterados, de acuerdo a las investigaciones y monitoreos climáticos, para este año se había pronosticado el fenómeno “del Niño”. Esto en otras palabras traerá sequías, lo cual no favorece para la regeneración de la naturaleza, pues tendremos menos agua de lluvia.

Aunado a esto, este año se han presentado varios incendios. El área de la Sierra de las Minas ha sido una de las más afectadas. En estos días estamos empezando a percibir sus efectos, con 34 grados Centígrados a la sombra y  con unos 4 grados de variación de sensación térmica en el sol y sobre asfalto o cemento.

El Calentamiento Global es algo que ha venido sucediendo durante las últimas décadas. Como ha sido gradual, no ha sido algo que fuera notorio e incluso hay quienes aún lo niegan. Ha sucedido como en la narrativa de la rana, que ponen en una olla de agua al tiempo y sobre una hornilla. Al ir aumentando la temperatura la rana también aumenta su temperatura corporal para irse adaptando y no sentir calor, hasta que la temperatura del agua es tan alta que su mismo organismo ha elevado la temperatura propia y la rana entonces muere.

Eso mismo nos ha estado sucediendo como sociedad. Nos hemos estado acomodando a ver ríos completos llenos de basura, lagos y ríos contaminados, calles llenas de desperdicios y basureros clandestinos, talas de enormes hectáreas de bosques y depredación de fauna y flora por doquier. Ya muchos se están acostumbrando a ver este tipo de escenarios y aceptar que estamos destruyendo el planeta. Es normal ahora, concluir que los humanos somos los causantes.

Río Pasabien

Al pasar este fin de semana último en el Río Pasabien, el cual recibe el agua proveniente de la Sierra de Las Minas, considerada una Reserva de la Biósfera, pudimos notar como su cauce ha disminuido notablemente. Se puede caminar incluso hasta el fondo del río, al punto que los mismos pobladores están alarmados ante esta situación. Al ver el estado de este río en particular, podemos atribuirlo al desvió del agua por parte de una hidroeléctrica, los incendios forestales, tala ilegal y la falta de lluvia. Lo cual también podría decirse es el mismo escenario para otros ríos y lagunas de Guatemala, que además sus aguas han sido desviadas hacia fincas privadas.

Sin embargo, quedarnos viendo este triste escenario no ayuda en nada. Si bien es cierto la redes sociales contribuyen a difundir estas situaciones, es necesario darnos cuenta lo importante que es involucrarnos en tomar acciones que permitan corregir lo que hemos venido haciendo en forma incorrecta. Acciones que nos permitan retomar el camino hacia la restauración del planeta y lo que en nuestra área de influencia puede ser corregido y mejorado.

Los efectos de los ríos y lagunas secas en nosotros:

Muchas veces al estar lejos de un lugar, hace perder la perspectiva de lo que influye en nuestra vida cotidiana y los efectos de lo que proviene del lugar que está siendo afectado.

Loa ríos también sufren por la contaminación de nuestro actuar cotidiano. Nos hemos adaptado a la practicidad de “para llevar”. Esto trae consigo un sin número de desechables (la bolsa, el vaso, la tapa del vaso, la bandeja, la pajilla, el removedor, la bolsita de sal, pimienta, picante, azúcar, el recipiente de la miel, etc.). Este acomodamiento y adaptación es el que a su vez, deja cualquier cantidad de desechos por donde pasamos (y terminan en los ríos). Mientras seguimos sedados sin darnos cuenta, nos sucede lo que a la pobre rana. Estamos acumulando tanta contaminación, que de no frenarla terminaremos sucumbiendo ante las graves consecuencias de ella.

El agua es uno de los recursos naturales más preciados, incluso un ex gerente de Nestlé propuso su privatización hace algunos años. Esta propuesta la vieron algunos gobiernos como una propuesta positiva. Sin embargo, los mayores usuarios del agua son las grandes industrias, por lo cual serían quienes tendrían que pagar un alto precio por ella. Este tema que en Guatemala se ha convertido en algo muy complejo de resolver y por lo cual, no se cuenta con una legislación al respecto.

Si empezamos a crear acciones positivas y a enfocarnos en lo que podemos hacer, estaremos ayudando a que la situación de nuestro entorno mejore. Es por ello, que Ecociudadanos ha estado enfocando sus esfuerzos en crear esos vínculos hacia lugares que han manifestado su interés en generar cambios en sus poblaciones.

La importancia de fomentar el cuidado de la naturaleza, no solo de sus bosques sino también de la fauna, la flora y todos los cuerpos de agua en sus diferentes manifestaciones, resulta de gran relevancia. Esto permitirá que podamos realizar las acciones correctivas para regenerarlas.

Reforestar es una de ella, y si bien es la más difundida, existen muchas otras que permitirán también poder seguirlas preservando.

Qué podemos hacer:

  • Si tenemos la dicha de contar con un grifo que lleva agua entubada hasta nuestras casas, usarla de forma racional. Cerrar los grifos cuando no la necesitemos, usemos un vasito para lavarnos los dientes.
  • Si recibimos agua directamente del cauce de un río, procurar que la misma sea bien aprovechada y no se desperdicie.
  • Como comunidades, unirnos en la búsqueda del bien común y generar acciones que permitan una distribución equitativa de los recursos naturales.
  • Reducir el consumo de desechables y evitar que los mismos lleguen a los ríos.
  • Propiciar y participar en campañas de reforestación.
  • Plantar y colaborar en la regeneración de especies nativas.
  • Disminuir el consumo de gaseosas y bebida embotelladas, ya que estas industrias consumen gran cantidad de agua para la elaboración de las mismas.
  • Consumir agua proveniente de un filtro o hervirla antes de tomar, el agua embotellada no contiene los minerales suficientes para que sea buena para consumo.
  • Si salimos de viaje llevar nuestra propia ración de hidratación y evitar compra de comida en recipientes desechables y bolsas de usar y tirar.
  • Ser parte del cambio activo, investigar y analizar la información proveniente de distintas fuentes, para que nuestras acciones puedan ser las más racionales y menos emotivas, en cuanto al cuidado del medio ambiente.

Somos parte de una misma especie, y como seres humanos nuestras acciones definirán el futuro de las siguientes generaciones, es por ello que es necesario tener el objetivo común de preservar el planeta, aprender a retomar el vínculo con la naturaleza y trasladar a las nuevas generaciones la oportunidad de disfrutar lo que nosotros hemos tenido. Si deseas ser parte activa de este cambio contáctanos en informacion@ecociudadanos.org o en las redes sociales que aparecen abajo.

Share Button