Seguro has visto más de una vez esas tarimas que sirven para el transporte de mercadería.  Estas tarimas (también llamadas pallets) dejan de ser funcionales si se rompe una de sus tablas o si está manchada; pues por seguridad industrial o por no cumplir con los requerimientos de calidad, se desechan.

Sin embargo, aunque una de las tablas esté rota el resto fácilmente puede reusarse.  Esta idea tiene mucho de carpintería y fuerza física.

Primero consigue una tarima que hayan desechado: en los supermercados a veces las regalan (depende del supermercado, realmente) y si no, las tarimas en mal estado las venden a precios muy accesibles en mercados como La Terminal o en CENMA.

Luego, procede a desarmarla en su totalidad.  Lija cada tabla y si deseas pintarla, sella la madera primero.  Puedes hacer una rápida de mezcla de pegamento blanco y agua, en proporción de uno a uno, y aplicarlo con una brocha.  Deja que seque.  Luego, pinta la o las tablas que quieras.

Dependiendo de la cantidad de tablas en buen estado que tengas, puedes usar entre 7 a 8 tablas para el respaldo.  El número de tablas estará determinado por el espacio que dejes entre ellas.  Te recomendamos dejar un espacio de al menos 3 centímetros para mayor frescura; puedes dejar hasta el doble.  Usa entre 5 a 6 tablas para el asiento.  Esto, más las 5 – 6  tablas para el soporte y estructura te dan un total de aproximadamente 17 a 20 tablas.  Toma en cuenta que una tarima tiene 17 tablas en total y tal vez, no todas están en buen estado como para usarse.  Tal vez, requieras más de una tarima; puedes considerar usar tres tarimas y hacer dos sillas.

Luego, procede a armar la silla por partes: comienza con la estructura, clavando las tablas que serán las patas delanteras, con las tablas que en diagonal formarán las patas traseras.   Al final de las tablas que fungen como patas traseras, deberás hacerle un pequeño corte en diagonal para mayor soporte.  Clava también a las tablas de las patas traseras, las tablas que te servirán como soporte del respaldo.

Procede a clavar las tablas que te servirán para descansar los brazos.  Si te sobran tablas o trozos de tablas, córtalos de 12 – 15 centímetros aproximadamente y colócalos al final superior de las tablas de las patas delanteras.  Así, cuando vayas a clavar las tablas para descansar los brazos, tendrás más soporte, pudiendo clavarlas en más área.

Por último, clava las tablas al asiento y el respaldo, dejando el espacio entre ellas que te comentamos previamente y

¡LISTO!

 

Share Button