10/04/2019 – Alguna vez te has puesto a pensar cuánto plástico y empaque traen los protectores y toallas sanitarias… ¿y cuánto gastamos en esto? La caja, el plástico del paquete, la envoltura individual, los adhesivos, y el pad en sí. TODO de plástico, sin mencionar el daño que nos pueden provocar los químicos que éstos contienen.

Usamos aproximadamente 5 toallas diarias, 4-5 días al mes, por aproximadamente 40 años. Eso es 300 toallas al año, o 12 mil toallas en toda nuestra vida. Cuánta basura… ¡Cuánto gasto!

Si hacemos números, una toalla desechable cuesta Q 3.00 aprox. y al año usas 300 toallas, por lo que en dos años gastas al menos Q 1,800.00 solamente en toallas sanitarias, sin contar protectores. Ese dinero lo puedes invertir en más de 15 toallas sanitarias de tela que te durarán más de 5 años. ¿Qué tal? 😉

Composición

Las toallas sanitarias que ofrece Amet están compuestas de la siguiente manera:

  • Cubierta superior (tela en contacto con piel): compuesta de 70% de fibra de bambú y 30% algodón orgánico libre de glifosato, blanqueadores, tintas y perfumes. La fibra de bambú es súper suave, hipoalergénica, y además es súper absorbente (absorbe hasta 4-5 veces su peso en líquidos). Además, esta tela está certificada por Oeko Tex y GOTS.
  • Capa absorbente: algodón crudo compactado, libre de absorbentes químicos, geles absorbentes, resinas o pegamentos.
  • Capa impermeable: 100% poliuretano laminado Eco-PUL, súper efectivo contra goteos.
  • Cubierta inferior: popelina estampada, 100% algodón.
  • Broches: los broches se utilizan para sujetar las alas de la toalla alrededor de la ropa interior para evitar que se muevan y te sientas más cómoda y segura.

Beneficios

  • Evitas desechar miles de toallas y protectores al ambiente.
  • El bambú y el algodón orgánico no utilizan químicos en sus cultivos, reduciendo el impacto ambiental.
  • Representa un ahorro al no tener que comprar toallas y protectores todos los meses.
  • No contienen químicos dañinos para la salud.
  • La tela respira mejor que los materiales de las toallas desechables.
  • La fibra de bambú es súper absorbente por lo que evitarás la sensación de humedad.
  • Son suaves al contacto con la piel, por lo que no la irrita por roces.
  • No tienes que lidiar con alas adhesivas quedándose pegadas en lugares equivocados.

Tamaños disponibles

En Amet ofrecemos los siguientes tamaños:

  • Protectores: tienen 17 cm de longitud y son para uso diario.
  • Toallas diarias regulares: tienen 23 cm de longitud y son para uso diario en días de menstruación con flujo ligero.
  • Toallas maxi: tienen 25 cm de longitud y son para uso en días de menstruación con flujo abundante.
  • Toallas nocturnas: tienen 30 cm de longitud y son para uso nocturno durante la menstruación.

Modo de Uso

¿Cómo colocarla?

  • La cubierta superior, que es la tela blanca suavecita, es la que va en contacto con la piel. Debe ir viendo hacia arriba cuando la colocas en tu ropa interior.
  • La cubierta inferior, que es la tela estampada, va en contacto con la ropa interior.
  • Las alas de la toalla, al igual que en cualquier toalla, deben doblarse alrededor de la ropa interior.
  • Cerrar el broche para que queden bien sujetadas.

¿Cuándo me la cambio?

Al igual que las toallas desechables, las toallas de tela deben cambiarse antes de que se saturen. Eso es, cuando se empieza a sentir un poco húmedo en la piel. La diferencia está, en que ese punto tarda más en llegar con las toallas de tela, ya que absorben más y se mantienen más frescas.

Si estas fuera de casa y deseas cambiarte de toalla, solamente te la quitas, le doblas los extremos largos hacia el centro, y luego juntas las alas para cerrar los broches. Incluso así dobladas, las puedes meter dentro de una bolsita. De esta manera te aseguras que las pueden llevar a todos lados y tratar con ellas hasta regresar a tu casa.

Método de Lavado

Muchas veces no nos atrevemos a hacer cambios a este tipo de productos, por la aparente comodidad que nos brindan los productos desechables. Sin embargo, al conocer un poco más, nos damos cuenta que solamente con hacer un pequeño cambio en nuestra rutina, podemos hacer grandes aportes.

El lavado de las toallas, puede sonar algo tedioso, pero después de leer estos 3 pasos y 5 tips que te damos, te aseguramos que vas a querer ser parte de este cambio.

Es muy importante que las toallas de tela se laven correctamente para mantenerlas en buenas condiciones, asegurar su máxima absorción y alagar al máximo su vida útil.

Paso 0 – Antes de primer uso

Lávalas en la lavadora y sécalas colgadas en un lazo. Puedes incluso lavarlas sin ningún detergente, solamente con agua.

Después de uso, sigue los pasos 1 a 3.

Paso 1 – Remójalas 30 minutos en agua fría

Utiliza un recipiente no muy grande para remojarlas y, realmente, con ponerlas en agua al tiempo es suficiente. Sin embargo, para mejores resultados, te recomendamos agregar unos 2 a 3 cubitos de hielo. Debes remojarlas lo antes que puedas después de quitártelas. Al remojarlas, coloca la parte manchada bocabajo. Si las toallas se encuentran muy saturadas, incluso se puede agregar otro paso de remojo en agua con detergente y dejarlo durante la noche.

*En caso no laves ropa todos los días, se recomienda que al quitarte la toalla o al llegar a tu casa, la enjuagues con agua fría o tibia hasta que el agua de enjuague salga clara. Déjalas secar y el día que laves ropa comienza desde el paso 1.

*Con las toallas nocturnas, puedes inclusive hacer este paso dentro de la ducha, a la mañana siguiente.

*En el caso de los protectores, si están levemente usados, puedes saltarte este paso.

*Puedes usar la misma agua varias veces durante el día y cambiarla al final del día. Para que esto funcione, deberás enjuagar un poco la sangre, previo a dejarlas en remojo.

Paso 2 – Lávalas a mano o mételas en la lavadora

Para el lavado a mano, debes restregar la toalla contra sí misma y definitivamente no usar cepillos para restregarla, ya que dañan la tela.

Para el lavado en lavadora, después del remojo, pueden lavarse junto con el resto de tu ropa de forma normal. Sin embargo, también puedes colocarlas dentro de bolsas de lavado tipo malla para evitar que se mezclen con el resto de tu ropa. Asegúrate que la temperatura de lavado no sea mayor a 40°C.

*Lávala con la carga de ropa de color, no con la carga de ropa blanca.

*Al finalizar el ciclo de lavado, estira las toallas para evitar que se arruguen y se sequen con la forma adecuada.

Paso 3 – Sécalas en el lazo

Puedes secarlas en la secadora pero debes asegurar que sea a una temperatura baja. Pero lo ideal es secarlas al sol, colgadas verticalmente para que mantengan su forma y no se arruguen, lo cual es importante para que se sigan sintiendo cómodas al usarse. Secarlas al sol también tiene un efecto desinfectante.

*No planchar! Esto daña la capa interna impermeable y favorece que se impregne cualquier mancha que haya quedado.

Tips de lavado

Tip 1 – debes usar agua fría para remojar las toallas. El agua caliente va a favorecer que se impregnen las manchas de sangre.

Tip 2 – agrega 2 a 3 gotas de aceites esenciales como lavanda o árbol de té, para favorecer la desinfección y un olor agradable.

Tip 3 – usa detergentes sin zeolitas, blanqueadores, suavizantes o perfumes, ya que estas sustancias reducen la capacidad de absorción de la tela y pueden dañar la capa impermeable, e inclusive pueden causar irritación a personas con piel sensible.

Tip 4 – si hay manchas persistentes, puedes agregar un poco de bicarbonato y vinagre en el agua de remojo, y para secarlas cuélgalas en un lazo con la parte manchada hacia el sol. Recuerda: las manchas no significan que estén sucias.

Tip 5 – después de lavarlas y antes de ponerlas a secar, realiza un último paso de enjuague con agua y unas gotas de vinagre blanco como último paso de desinfección y para suavizarlas, especialmente si el agua que usas tiene dureza alta.

¿Cuántas necesito?

La cantidad de toallas que vas a necesitar depende de qué tantos días te dure tu periodo y de qué tan abundante sea tu flujo. Además, también depende de cada cuánto las vas a lavar.

Por ejemplo, si tu periodo es de 5 días, necesitarías aproximadamente 20 toallas diarias y 4-5 toallas nocturnas. Esto, si las vas a lavar hasta terminar tu periodo. Sin embargo, puedes tener únicamente las suficientes toallas para que te dé tiempo de lavarlas y secarlas, y tenerlas listas para un par de días después. Esto es, aproximadamente 7-15 toallas diarias y 1-3 toallas nocturnas.

Las toallas sanitarias de tela, son una alternativa mucho más amigable con el ambiente, más suave con nuestra piel, más cómoda, más colorida y más amigable con tu billetera 😉

¿Estás lista para cambiarte?

Búscanos en nuestras redes abajo o escríbenos a Whatsapp 4099-7124.

Share Button