Este parásito, del cual los gatos pueden ser portadores, se ha vinculado con muchas enfermedades. Estas son algunas precauciones que puede tomar el propietario de gatos.

22/09/2019 – El Toxoplasma Gondii logra titulares cada vez que se publican nuevos descubrimientos de este parásito. A menudo, los dueños de gatos quedan con la duda si su mascota está expuesta a algún riesgo.

Hay investigaciones que han explorado un posible vínculo entre esta parásito, del cual los gatos son los portadores, y desórdenes mentales y neurológicos. Pero, ¿es realmente peligroso tu gato?

¿Qué es Toxomoplasma gondii?

T. gondii es uno de los parásitos más comunes y puede infectar a cualquier especie de sangre caliente. Los gatos son el huésped definitivo de este parásito. Esto significa que son el único huésped en el cual se puede reproducir.

Hasta un tercio de la población del mundo porta este parásito protozoario. El Centro del Control y Prevención de la Enfermedad (CDC) estima que es posible que lo porten más de 40 millones de personas en los Estados Unidos.

Aunque es común en todo el mundo, este parásito es más común en algunas partes del mundo. Las personas en los Estados Unidos tienen un rango de infección del 10 al 20%, mientras que en Francia, el rango de infección es de 55%. Esto es probablemente porque la dieta francesa incluye mucha más carnes crudas.

¿Cómo saber si mi gato lo tiene?

La infección con T. gondii raramente causa en los gatos la enfermedad conocida como toxoplasmosis. La mayoría de felinos es inmune a esta enfermedad.

De acuerdo con el portal WebMD, los gatos que no son inmunes experimentan diarrea y pérdida de apetito. Sin embargo, la enfermedad también puede afectar los pulmones de los gatos, el hígado y el sistema nervioso. Los gatos expuestos a la enfermedad en el vientre de su madre, son los más vulnerables a la toxoplasmosis.

Si sospechas que tu gato tenga la enfermedad, lo mejor es visitar un veterinario.

¿Cómo se infecta el humano?

Si un gato se infecta con T. Gonddi, es muy probable que el humano pueda contraerlo al limpiar la caja de arena o tocando una superficie contaminada y luego llevándose la mano a la boca. También puede contraer la enfermedad comiendo carne cruda, frutas y vegetales mal lavados.

Los gatos infectados excretan ooquistes en sus heces durante varias semanas después de infectados. Estos huevos pueden permanecer en una superficie caliente por años. Por esto, es posible que los humanos tengan contacto con el parásito en un jardín, en la caja ce arena, u otros.

Nadie contrae T. gondii sólo por vivir con un gato o por acariciarlo.

¿Cuáles son los síntomas de una infección?

La mayoría de las personas no reconocerían los síntomas. Esto son muy parecidos a los síntomas de una gripe: fiebre, nodos linfáticos inflamados y dolor muscular. En algunos pocos casos, las personas infectadas pueden desarrollar otras condiciones, como inflamación cerebral o cardiaca.

En aquellas con sistemas inmunes débiles (como personas con cáncer, SIDA o cualquier enfermedad que afecte el sistema autoinmune), T. gondii puede causar una enfermedad llamada toxoplasmosis. Esta enfermedad puede resultar en desórdenes de desarrollo fetal, pérdida de la vista, daño cerebral, e incluso, la muerte.

Una simple prueba de sangre podría decirnos si estamos infectados con T. gondii. La mayor parte de profesionales de la salud, sin embargo, dicen que no deberíamos de preocuparnos tanto. En la mayoría de adultos y niños con buena salud, nuestro sistema inmune previene que el parásito nos cause alguna enfermedad.

¿Cuál es el riesgo en mujeres embarazadas?

Las infecciones que se desarrollen en las primeras etapas del embarazo, pueden llevar a pérdidas del bebé o que el bebé nazca muerto. Los bebés pueden contraer toxoplasmosis de sus madres y nacer con daño cerebral o visual.

¿Cómo se trata?

La mayoría de personas saludables no requieren tratamiento para toxoplasmosis. Pero sí existen antibióticos disponibles para tratar síntomas de una toxoplasmosis aguda y para prevenir que se transmita de madres infectada a su hijo. Aún no existe una vacuna para esta enfermedad.

¿Cómo puedo protegerme a mí y mi hogar?

Aún estando embarazada o teniendo un sistema inmune comprometido, expertos están de acuerdo que es perfectamente seguro compartir la casa con un gato, siguiendo algunas simples precauciones.

Como T. gondii puede transmitirse a través del agua y la tierra, es importante no echar por el inodoro las heces del gato y siempre limpiar después que tu gato entra de la calle. El parásito está vinculado con una cantidad significativa de muertes de nutrias marinas, pues los gatos domésticos en las orillas de la playa les transmiten en el agua la enfermedad a estos mamíferos.

Para mantenerte seguro a ti, a otros animales y a todos tu hogar, sigue estos pasos:

  • Mantén a tu gato dentro de casa.
  • Si tu gato sale a la calle, recoge sus heces con una bolsa. Si es posible, usa bolsas biodegradables y tírala únicamente cuando sepas que llegará a un relleno sanitario o basurero municipal.
  • No alimentes a tu gato con carne cruda o poco cocida.
  • Usa guantes al cambiarle la arena de la caja.
  • Limpia el arena de tu gato diariamente y lávate profusamente las manos después de hacerlo. Usa agua hirviendo para limpiar las cajas de arena, déjala reposar por 5 minutos para matar el parásito.
  • No eches las heces de tu gato por el inodoro, pues el parásito puede terminar en el sistema de agua.
  • Cocina la carne por completo.
  • Lava las frutas y las verduras con agua limpia.

Encuentra más información sobre la toxoplasmosis (en inglés) en el sitio de Internet del Centro Norteamericano de Control y Prevención de Enfermedades.

Share Button