05/04/2019 – El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América, terminó finalmente hoy un programa muy criticado que experimentaba con gatos. Asimismo, dará en adopción a los gatos del programa que aún están vivos.

En una declaración publicada esta semana, el departamento anunció una terminación inmediata al “uso de gatos, como parte de cualquier protocolo de investigación, en cualquier laboratorio de Servicios de Investigación de Agricultura.

En este programa del Servicio de Investigación de Agricultura del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América (USDA, por sus siglas en inglés), a los gatos se les inyectaba toxoplasmosis. Este es un parásito que a menudo se encuentra en carne mal cocida y que se asocia con la arena para gatos. La infección no causa problema para los humanos usualmente, pero sí puede representar muchos problemas para las mujeres embarazadas y a bebés.

Para los gatos y gatitos en los experimentos del ARS, el final era inevitablemente fatal. Luego que los científicos obtenían el parásito de los animales infectados, éstos eran rutinariamente asesinados. De acuerdo con la declaración del USDA, era necesario ponerlos a dormir y no darlos en adopción, por seguridad pública.

“En noviembre de 2018, un panel independiente encargado de revisar la seguridad de la adopción de gatitos, unánimamente acordó que los gatos infectados con el patógeno toxoplasmosis, no debían ser dados en adopción, por el alto riesgo de salud para los humanos”, indicó la USDA.

Pero desde que la protesta generalizada sólo se intensificó – particularmente, cuando el grupo anti investigación en animales White Coat Waste Project divulgó un reporte indicando que a los gatos se les forzaba comer carne de gato y de perro, de mercados internacionales.

Llamándole a esta práctica “canibalismo gatuno”, el reporte indicó que se forzaba comer carne de gato o de perro al 82 por ciento de los animales en estos programas.

“Particularmente preocupante,” agrega el reporte,” es que el USDA haya comprado esta carne en mercados de algunos de los mismos países (China y Vietnam), que el congreso de los Estados Unidos ha condenado por su comercialización de carne de perro y gato. Esto, según la resolución aprobada de forma unánime en el 2018″.

Básicamente, reclamaba el reporte, los contribuyentes pagaban por un programa de tortura animal.

“Estamos muy felices que luego de años de hacer campaña, hemos relegado el asesinato de gatos a la caja de arena de la historia”, dijo Justin Goodman, vice presidente de White Coat Waste Project, a NPR.

Share Button