26/05/2020 – De la noche a la mañana nuestra normalidad cambió. De repente ya no podíamos ir a los gimnasios, a restaurantes, hoteles, excursiones prefabricadas, bares y discotecas. Asimismo, las actividades multitudinarias como carreras, partidos de fútbol, religiosas y todo tipo de actividades masivas quedaron suspendidas.

En un inicio, se pensó que sería algo que pasaría pronto. Sin embargo, a medida que los días iban pasando, empezamos a darnos cuenta como muchas cosas artificiales habían invadido nuestra vida cotidiana. Actividades preconstruidas y diseñadas como en una serie de pasos a seguir, en lugar de un disfrute de la naturaleza y situaciones que podíamos realizar en nuestros alrededores.

Sustituimos el aire libre..

Uno de los ejemplos más notorios es haber sustituido las actividades al aire libre como caminar por la naturaleza, por un parque o un lago o hacer ejercicios, simplemente por el hecho de mantener bienestar físico. Esto, en lugar de tener que asistir a un gimnasio, en donde con una rutina de todos los días en un edificio construido de cemento, creíamos estar sanos. Este es en un entorno poco ventilado y saturado de aparatos eléctricos, los cuales consumen gran cantidad de energía eléctrica todo el día.

.

Esa realidad ahora la vemos completamente surrealista y algunos de los dueños de los lugares incluso han sugerido llegar a ellos y ejercitarse con mascarilla. Esto es de por sí, una sugerencia absurda, pues respirar al aire libre es una de las acciones que nos permite sustituir el anhídrido carbónico por oxígeno y mantener nuestra salud. Sin lugar a dudas, su enfoque es únicamente económico, pues al momento de ejercitarnos, no nos daría ningún beneficio, sino todo lo contrario.

Otra actividad que para muchas personas incluso representa algo recreativo, es asistir a los centros comerciales. Sin embargo, también resulta hoy en día una actividad muy muy riesgosa. Las concentraciones de muchas personas en un lugar cerrado y con poca ventilación, y casi nada de naturaleza es un riesgo inminente.

Los beneficios de las actividades del aire libre:

Si comparamos lo anterior con una caminata en un bosque o en un área despejada, podríamos notar la gran diferencia. Incluso los expertos en temas de contagios prefieren esta actividad. Esto, debido a que el mismo aire y oxígeno que se respira en estos lugares naturales disminuye la posibilidad de contagio, siempre cuando se guarde una distancia establecida.

Es aquí donde encontramos que según epidemiólogos y ambientalistas, expertos en este tema, hacen ver la importancia de los árboles urbanos. Estos purifican el aire y permiten eliminar bacterias, virus y diferentes impurezas que se encuentren en el mismo.

Tener más árboles en las áreas urbanas será uno de los grandes retos de las nuevas construcciones. Ahora, debemos empezar a disminuir área de construcción y enfocarnos en recuperar las áreas verdes. Esta visión tendría que ser una de las perspectivas de una nueva realidad, aunado con el cambio de método de trabajo y espacios para respirar aire puro.

Hábitos nuevos:

Que las personas puedan necesitar menos cada vez, que tengan que movilizarse menos a sus lugares de trabajo y poder realizar tareas desde su casa, tal como se está haciendo actualmente, disminuiría la necesidad de tener edificios para oficinas. Por supuesto, también permitiría recuperar áreas verdes, para poder enfocarnos a un sistema de vida que interactúa más con la naturaleza, en lugar de actividades prefabricadas.

Este hábito que ha resultado en ir eliminando áreas naturales, ha dejado sin vivienda a muchos animales silvestres. Incluso el uso de los barrancos o sus cercanías para construir condominios y viviendas, ha generado que la misma naturaleza quedara expuesta. Lo anterior se evidencia al poder ver a animalitos en áreas urbanas, pues al no haber ahora personas transitando, ellos se comportan en el lugar como en algún momento fue su hábitat natural.

Sin embargo, esto hace que todos los virus, bacterias y diferentes gérmenes, naturales para algunos los animales, también queden cercanos para que los humanos. Es por esto, que podemos ser contagiados como consecuencia de su pérdida de hábitat.

Esta pandemia nos ha dejado muchos aprendizajes. Uno de ellos es la gran necesidad de retomar el valor por la naturaleza y tener una vida más sana y en armonía con el entorno natural. Realizar actividades en familia y compartir nuestro tiempo con nuestros seres queridos, humanos y de otras especies.

El respeto por la vida y los entornos naturales va de la mano, pues así como los animales de otras especies son portadores de virus y bacterias, los humanos también los poseemos y en más de una ocasión les hemos infectado. Con esto, hemos mermado poblaciones de animales, incluso en vías de extinción.

En conclusión:

En este momento podemos retomar el camino y algunas de las sugerencias para para un nuevo comienzo son las siguientes

  • Acercarnos a la naturaleza estando dentro de nuestra casa plantar algunas semillas de flores de frutas o verduras.
  • Aprender a elaborar compost para nuestras plantas.
  • Crear nuestro propio huerto y cosechar nuestros vegetales y especies.
  • Encontrar aquellas actividades que dentro de nuestros hogares son gratificantes y nos dan bienestar.
  • Dedicar tiempo a pasar con las mascotas de la casa y disfrutar de su alegría y cariño incondicional.
  • Compartir momentos familiares en actividades naturales cómo arreglar macetas o jardín.
  • Germinar un árbol y verlo crecer en nuestro entorno cercano.
  • Tener plantas de interiores y aprender cuál es el mejor lugar para tenerlas regarlas y abonarlas.
  • Ver el amanecer y disfrutar del aire puro de la mañana, un espectáculo gratuito de todos los días.
  • Realizar actividades de yoga o ejercitarnos en algún área al aire libre de nuestra vivienda.

Como podemos ver las cosas simples de la vida están llenas de naturaleza, pueden hacerse de forma espontánea y sin mayores inversiones de dinero o gastos adicionales a lo que ya tenemos. Aprender a tener un consumo responsable y más amigable con nuestro entorno natural es parte de nuestra nueva normalidad y por ahora #Quedateencasa.

Si deseas más información sobre estos temas puedes participar en nuestras capacitaciones de Educando Verde, en las diferentes actividades que realizamos virtualmente o contactarnos a nuestra dirección informacion@ecociudadanos.org o a nuestras redes sociales y ser cada día un mejor Ecociudadano.

Share Button