18/04/2021 – La mayoría de personas comemos 3 veces al día. Qué decidimos comer tiene un impacto significativo en la Tierra. Dependiendo de qué escojamos, contribuiremos a la demanda de un determinado cultivo, ganado, uso de tierra, agua y energía. Estas decisiones diarias de alimentación pueden parecen insignificantes, pero se acumulan con el tiempo y la cantidad de personas que toman la misma decisión.

.

Pero podemos hacer y ser la diferencia, tomando pequeñas decisiones amigables con el medio ambiente e incorporándolas a la dieta de forma periódica. Mientras más personas toman este tipo de decisiones, más grande es el alivio que se le puede dar al planeta.

Cambia la carne por lentejas una vez a la semana:

Cambiar la carne por granos, al menos en una comida a la semana, disminuirá considerablemente tu huella de carbono a largo plazo. Las lentejas pueden prepararse cocidas o fritas y te aseguramos que van a satisfacerte igual que la carne.

Además, el ganado aporta casi el 15% de los gases de efecto invernadero, de acuerdo con la Organización de Naciones Unidas. El ganado vacuno en particular, requiere grandes cantidades de alimento que muchas veces contribuye a la deforestación.

Come mariscos pequeños, no de los grandes:

Con pequeños nos referimos a anchoas, sardinas, calamares. Estos mariscos pequeños presentan más probabilidades de ser criados y reproducidos de forma sostenible y si son pescados en alta mar, no se requieren redes de largo arrastre. Las redes de largo arrastre se refieren a las redes que se arrastran en el fondo del océano y perjudican la diversidad marina, más allá de lo que se quiere realmente pescar.

A la hora de comer verde, prefiere brócoli sobre el espárrago:

Comer verduras siempre se ha considerado sano y amigable con el planeta. Sin embargo, entre las verduras también hay algunas con mucho menor impacto al planeta que otras.

Mientras el brócoli, el coliflor y las bruselas necesitan un promedio de 34 galones por libra para cosecharlas, el espárrago requiere, ¡258 galones por libra! Cambiar tu ración verde de espárrago por brócoli puede ahorrar hasta 2,700 galones de agua al año, si comieras espárrago entre 3 a 4 veces por mes.

Aún así, es mucho menos de lo necesario para producir una libra de carne, la cual consume 1,800 galones de agua.

Share Button