Siempre llega un momento en la vida de un humano con perro, que el popó domina la conversación. Este es un tema no necesariamente agradable para muchos, esta condición llamanda coprofagia.

“Desafortunadamente, este es un tema que sale a colación a menudo”, dice el Dr. Arhonda Johnson, propietaria del Hospital Animal El Arca, en Atlanta. En la mayoría de casos, este problema de comportamiento surge de la curiosidad ambiental del propio perro.

Estas son algunas de las razones comunes por las que un perro puede presentar coprofagia:

Deficiencia Nutricional: “Le esta dando a su perro la misma cantidad de comida, pero, ¿le está dando el mismo tipo de comida?”, pregunta Johnson. “Si es así, su perrita puede tener parásitos intestinales que le están robando de su nutrición. Hay muchos parásitos transmitidos por moscas, que son grandes ladrones de nutrientes”. Una visita al veterinario sería muy recomendada para confirmar esta sospecha.

Aburrimiento: Una mente aburrida, busca qué hacer.  Asegúrate que tu perro tenga suficiente con qué entretenerse, tanto espacio como actividades.

Curiosidad: Es nuevo, es diferente y huele interesante. ¿Por qué no habría de llamarle la atención? Los perros en particular, son propensos a la coprofagia. Además de gentilmente redirigir su atención a otro lado, habrá que estar atento para quitar el regalito.



Share Button