17/10/2016 – El tráfico de hoy día nos deja muchas veces casi fuera de cualquier posibilidad de hacer algo, casi sometidos al caprichoso estado del mismo: hoy salí a la misma hora y de pronto el tráfico era más, me fui por el mismo camino pero hoy era imposible pasar, me tardo más en llegar que lo que voy a hacer, traté de salir unos minutos antes pero igual… ya había tráfico; y así miles de historias que podríamos escuchar sobre el mismo tema.




Es obvio que es un padecer generalizado. Que sin duda puede ocasionar, estrés, frustración, ansiedad, etc.

estres

Para quienes a veces decidimos no rendirnos a este asunto de nuestros días, o dar un paso más allá de la frustración a esta “tragedia” diaria, buscando una manera un poco más creativa que lanzarnos al estado repetitivo y tormentoso de angustiarnos, enojarnos y reaccionar tal cual escenario salvaje se nos presenta día con día… les dejo algunas ideas:

1. Señora de unos 60 años… fíjate que estoy por terminar un libro, me lo leí en tres días… en mi mente supuse que el día que yo leyera tan rápido como ella (con lo cual me delato de mi velocidad de lectura) me sentiría bien pilas. Resulta que luego me dice que también está leyendo otro libro… escuchando un poco más, me doy cuenta que a lo que ella se refiere por “leer libros” se trata de los audiolibros. Me dio un poco de risa pero pensé, bueno es una opción para pasar el tráfico: “leer libros”.

2. “Me voy más temprano al trabajo, pero cuando digo temprano es una o dos horas más”. Es cierto que no todos podrían hacer un cambio en su horario que implicaría dormirse más temprano para poder madrugar, pero bueno… a lo mejor eres alguien que puede valorar más un camino sin tráfico, acostándote un poco más temprano y madrugando; que ir a la tragedia predicha por el oráculo infalible de nuestra situación vial en Guatemala. Un catedrático decía… “pero es que hasta que la gente entienda que se tienen que hacer distintos horarios no se va solucionar el tema del tráfico, ¡¡no entiendo porque todos tienen que entrar a la misma hora y salir a la misma hora de trabajar!!!” Me parece válido el cuestionamiento.

3. El carro como bañera… por alguna razón a mucha gente como que le inspirara el espacio de la regadera, sucede que mientras se bañan resultan ser el “Pavaroti” y las “Celine Dion” de Guatemala. Verdaderamente, algo ocurre que hasta sentimos que la voz del artista y la nuestra, son como dos gotas de agua una igual que la otra. Talvez, más de dos gotas de agua nos entró en los oídos para escucharnos así. En fin, el tema es que he escuchado experiencias sobre lo bien que funciona el carro como cabina de estudio casi de grabación, con personas que escuchan su lista favorita de cantables… y liberan en su chorro de voz ese talento o estrés, la cosa es que se dejan fluir sus emociones y sentimientos.

estres2

4. Conozco gente que se inclina al área espiritual y aprovecha momentos como estos para rezar o escuchar una plática motivacional.

Angélica Mirón
Licenciada en Psicología
Clínica de Centro ProSaMe

Entérate de más formas de cuidar tu salud haciendo CLICK AQUÍ.




Share Button