24/10/2015 – Si tu perro te jala, te ignora o es reactivo a una correa, intenta poner en práctica estas actividades para hacer más entretenida una caminata y mantener su atención en ti.

caminata con el perroLas caminatas son más que sólo ejercicio. Es también un momento para fomentar el vínculo entre los perros y su humano y puede ser una actividad muy entretenida. Pero dado que hay tantas cosas sucediendo al mismo tiempo al salir a caminar, puede ser un poco difícil para un perro comportarse y caminar adecuadamente con una correa. Con tantas otras cosas, olores y sonidos nuevos y fascinantes sucediendo, uno como humano pierde bastante prioridad.

Por fortuna, existen varios juegos que puedes incorporar a tu caminata para no perder la atención de tu perro y por consiguiente, tu control sobre él. No sólo el vínculo entre tu y tu perro será más fuerte, sino que las caminatas serán mucho más entretenidas para ambos y a través de estos juego podrás llamar su atención cuando lo creas necesario.

1. Cambio: Cualquiera que haya hecho trabajo de agilidad con su perro reconoce esta orden. En agilidad, esto se conoce como cruz frontal, pero también es una herramienta excelente durante las caminatas. Conforme caminan ambos, pídele a tu perro “¡cambio!” del lado tuyo al cual camina al otro, sin perder el rumbo y siempre por detrás tuyo.

Esta es una herramienta excelente durante la caminata por varias razones. Primero, obtienes la atención de tu perro cuando lo desees. Estás pidiéndole a tu perro que haga algo interesante y también enseñándole a no entorpecer el camino de las personas al hacer el cambio por detrás. Segundo, puedes usarlo para mantener a tu perro alejado de problemas, como cuando otro perro va a pasar exactamente del lado de tu perro.

Enséñale a tu perro a hacer este cambio estando tu sentado primero. Usa golosinas o un juguete para moverlo de un lado al otro, siempre por detrás tuyo, mientras dices “¡cambio!”. Procura que el perro no deje de observarte mientras hace el cambio. Sube poco a poco la velocidad del juego al ordenar el cambio y luego comienza a hacerlo durante una caminata lenta y luego una más rápida. Muy pronto podrás pedir este cambio en cualquier punto de una caminata, sin tener que detenerse en absoluto, y volverlo un juego.

atrápalo2. Atrápalo: Jugar a atrapar algo es una excelente forma de mantener la atención de tu perro. Puedes usar golosinas o un juguete. Cuando tu perro comience a distraerse durante una caminata, puedes jugar un par de veces ‘atrápalo’ para recordarle que la caminata puede ser realmente entretenida.

Este juego te puede servir para mantener su atención o para recompensar a tu perro por su buen comportamiento.

3. Encuéntralo: Esta es otra versión del juego anterior, pero en lugar de atrapar algo en el aire, el perro tendrá que ir a buscarlo. Comienza colocando algo en el suelo y dile a tu perro que lo “encuentre”, mientras le señalas el objeto. Conforme tu perro comienza a entender la orden, comienza a colocar el mismo objeto escondido e incluso, escóndelo (detrás de un mueble, silla, etc), así le motivas a usar el olfato para encontrarlo. Poco a poco podrás extender el juego al aire libre.

Este es un excelente juego para distraer a tu perro de peligros potenciales. Por ejemplo, si tu perro pone mucha atención a otros perros cuando se aproximan o se pone nervioso cuando otras personas pasan cerca, puedes pedirle que “encuentre” algo, para cambiar su atención. En lugar de enfocarse en lo que le infunde miedo o nervios, se enfocará en completar la tarea. Mejor si al principio, al completar la le recompensas con una golosina apropiada.

perro olfateando

4. Detente-Sigue-Rápido-Despacio: En lugar de pedirle a tu perro que se siente ocasionalmente, como en las esquinas de la calle, o mantener la misma velocidad durante toda la caminata, entretenlo creando un juego mezclando estas órdenes y recompensándolo por jugarlo.

Durante la caminata, mantente hablándole a tu perro a la misma velocidad con que caminas. Así, si caminas despacio, háblale despacio. Si caminas rápido, háblale rápido. Si le pides que se detenga, cállate. Vuelve a empezar. Recompensa a tu perro si mantiene tu misma velocidad.

Mantén el juego completamente aleatorio e impredecible, variando cuánto tiempo dura cada orden y la velocidad de todo. De esta forma, te conviertes en una pareja muy entretenida y tu perro no perderá la atención de ti ni un momento.

Esto no solamente reforzará la obediencia básica de tu perro, sino su deseo por poner atención a las órdenes durante la caminata y no se distraerá fácilmente.


Share Button