30/08/2020 – Hace algunos años era normal mezclar todos los desechos en el mismo bote. En retrospectiva, era un gran desperdicio. Hacer eso era enviar a los rellenos sanitarios desechos que podrían habernos servido en nuestros jardines y macetas. Asimismo, esto se mezclaba con diversidad de material que podría reciclarse y evitar volver a tomar recursos del planeta.

Ahora, es cada vez más común no solamente separar nuestros desechos, sino tener un compost. Esto es genial para bajar nuestra generación de basura. Sin embargo, hay algunos desechos que es más sano no mezclar con nuestro compost.

.

Te explicamos:

  1. Aceite de cocina: No es que no se pueda compostar. Pero múltiples insectos y animales perciben su olor como alimento. Además, puede alterar el balance de humedad de tu compost.
  2. Productos lácteos: Restos de leche, yogurt, queso, y similares, sí se degradan, pero son también un gran atractivo para cucarachas y otros insectos desagradables.
  3. Heces fecales humanas o de animales: Esto puede volver tu compost en un cultivo de bacterias.
  4. Productos cárnicos: Este es un magneto de roedores. Los mejor será consumirlos hasta donde sea posible y el resto, desecharlos.
  5. Papel de revistas y catálogos: Muchos de estos tienen un casi imperceptible recubrimiento plástico que nunca se degradará y que hace que el papel al cual está adherido, se degrade muy despacio. La mejor opción en este caso, es evitar comprarlos.

Estas son algunas prácticas saludables que harán que tu actividad de compostar sea agradable para toda la familia.

Share Button