13/09/2016 – Anayté Briz hizo su primer rescate a los 6 años; su inclinación por los animales comenzó desde pequeña. Su mamá nunca se opuso a sus rescates, pues ya sea que se los quedaran o les buscaran un hogar, la mamá de Anayté nunca despreció estos actos tan nobles, sino los fomentó. Todo su núcleo familiar cercano fue igual.




Anayté se jubiló hace 19 años, porque es hipertensa. Anayté fue Gerente del ya desaparecido Home Center. Anayté luego de renunciar y encontrarse con más tiempo en las manos, visitó un centro comercial capitalino y encontró varios cachorritos en una tienda, que luego de pasar varias veces, comprendió llevaban varios meses en la misma jaula (por eso algunos perros en las tiendas se les puede observar que lamen la jaula, con hambre y exceso de estrés).

20160907_125607

Del enojo, decidió comprar los cachorritos. Esto se repitió más de una vez, pero pronto se dio cuenta que no podía llevárselos a todos. Estos cachorros resultaron también inclinados a rescatar otros animales en apuros, pues si ellos encontraban un gatito, un zanate, o el animal que fuera, los perros no se movían del lugar hasta que ella se los llevaba consigo. La idea era encontrarles un hogar, pero rescataron tantos que se mudó a una casa bastante grande en Utatlán, en donde llegaron a tener 54 gatos y 42 perros.

Anayté siempre mantuvo económicamente a esa cantidad de animales de su propio bolsillo, pues contaba con una pequeña herencia de sus abuelos. A los que podía encontrarles un hogar, los entregaba, pero si no aparecía nada adecuado, lo continuaba cuidado en su hogar.

Sin embargo, hace 18 años llegaron a la conclusión que o se compraba o se quedaban en la calle, pues en la casa de Utatlán le habían dado un plazo límite para salirse. Una buena amiga le recomendó ver el terreno en la aldea San Juan Pacul, Santiago Sacatepéquez, que compraron con bastante sacrificio. Poco a poco comenzaron a construir una pequeña casita primero, sin bomba de agua, ni luz. A la fecha no les han conectado la energía eléctrica, un vecino les permite tomar de su energía para alumbrarse, cocinar, etc.

Todo desde entonces ha sido producto de personas generosas, los muebles, las planchas de cemento, los cuartos de perrera, la segunda casita, incluso la camioneta que tienen es prestada, etc. A la fecha viven del apoyo de voluntarios, tanto económico como de tiempo.

El Refugio Vida Animal es una asociación no lucrativa, está registrada en la SAT, por lo que cuentan con sus talonarios de donación y está conformado por personas que comparten los mismos valores: tener a los perros en libertad y no en jaula, para quienes llenarlos tanto de afecto como de cuidados es igual de importante, adopciones muy cuidadosas, etc.

20160907_131923

ADOPCIONES: El Refugio Vida Animal realiza una investigación exhaustiva de la familia, la vivienda, los vecinos y los ingresos con los cuales mantendrían a la mascota, por lo que quienes se sientan interesados en adoptar, deberán tener en cuenta que no podrán llevarse al perrito o gatito desde el principio. Esto aumenta la garantía que el animal tendrá un lugar y familia adecuados. El proceso de adopción con Refugio Vida Animal toma de uno a dos meses.

Actualmente, el Refugio tiene una gran necesidad de concentrado para perro y gato: tienen más de 600 perros y casi 90 gatos, de los cuales NINGUNO es agresivo (personalmente constatado). El refugio recibe concentrado para perro adulto, cachorro, gatito, gato adulto, etc. Asimismo, el Refugio Vida Animal está en necesidad de láminas para componer el techo de la casa de la fundadora, pues con las recientes lluvias, las mismas se han levantado. Puedes llevar esto el 24 y 25 de septiembre al EcoMarket del Museo Miraflores, de 10 am a 5 pm. ¡APOYA!

facebook-event-cover_2

Share Button