20/09/2014 – Amnistía Internacional (AI) advirtió que el Gobierno de Guatemala está alimentando la llama del conflicto al no consultar a las comunidades el otorgamiento de licencias para la explotación minera en el país.

En su informe “La minería en Guatemala: derechos en peligro”, la AI sostiene que la falta de consulta a las comunidades locales incrementa el riesgo de que haya derramamiento de sangre.

Según Amnistía Internacional, la iniciativa de ley presentada por el Ejecutivo al Congreso para reformar la Ley de Minería no aborda la preocupación generalizada entre las comunidades indígenas y rurales en torno a las minas sino que incluye medidas que pueden agravar las tensiones existentes.

“La legislación propuesta no aborda de forma significativa la cuestión de la consulta. Si se promulga, significaría esencialmente que las opiniones y preocupaciones de las comunidades sigan sin tenerse en cuenta”, dijo la directora del Programa para América de AI, Erika Guevara Rosas.

El hecho de que sólo se de un plazo de 10 días para impugnar las solicitudes de licencia, de acuerdo con las reformas propuestas, agravaría el problema por la falta de consulta, advirtió Guevara.

AI recuerda que la falta de un proceso justo y una consulta adecuada, ya ha provocado confrontaciones violentas en el pasado.

Asegura que las normas internacionales de derechos humanos establecen que es preciso consultar e informar adecuadamente a las personas que puedan verse afectadas por proyectos mineros, y que los proyectos que vayan a realizarse en las tierras de los pueblos indígenas no deben llevarse a cabo sin su consentimiento.

Fuente: Siglo21.

Share Button